Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro italiano del Interior, Marco Minniti, en rueda de prensa en Trípoli, el 9 de enero de 2017

(afp_tickers)

El ministro italiano del Interior, Marco Minniti, anunció la reapertura el martes de la embajada de Italia en la capital libia, cerrada en 2015, como todas las otras embajadas occidentales, a causa de la violencia en la que está sumida el país.

El embajador italiano presentará el martes sus cartas credenciales y asumirá sus funciones en Trípoli, declaró Minniti en una rueda de prensa junto al ministro libio de Relaciones Exteriores del gobierno de unidad nacional (GNA), Mohamad Taher Siala.

El ministro italiano no dio sin embargo detalles sobre el dispositivo de seguridad que se desplegará alrededor de la embajada. En estos últimos años, se han producido en Trípoli varios ataques contra las embajadas y los diplomáticos.

La embajada italiana fue una de las últimas representaciones occidentales en cerrar sus puertas en febrero de 2015, después de que una coalición de milicias, Fajr Libya, se apoderara de la capital tras violentos combates.

En un comunicado, el ministerio italiano de Relaciones Exteriores se felicitó por la reapertura de la embajada, que supone "un importante signo de amistad hacia todo el pueblo libio (...) y una señal fuerte de confianza en el proceso de estabilización del país".

Asimismo, Minniti declaró haber analizado con los responsables libios la cooperación en materia de lucha contra la migración clandestina y el terrorismo.

Italia tiene que hacer frente en estos últimos años a un flujo excepcional de decenas de miles de migrantes que aprovechan el caos en Libia para intentar cruzar el Mediterráneo.

En un comunicado publicado en Roma, el ministerio italiano del Interior anunció "una nueva fase de cooperación" con Trípoli que tendría que dar paso a la firma de un "memorando de acuerdo" en el ámbito de la lucha contra la migración clandestina.

AFP