Navigation

Italia permite desembarcar a los inmigrantes tras un acuerdo con 6 países europeos

Dos migrantes usan unos prismáticos para ver la costa de Italia desde la cubierta del barco de rescate Sea Watch 3, el pasado 26 de enero en aguas de Siracusa, en la isla italiana de Sicilia afp_tickers
Este contenido fue publicado el 30 enero 2019 - 15:02
(AFP)

Roma anunció el miércoles un acuerdo con otros seis países europeos para repartirse a los 47 inmigrantes de un barco de la ONG Sea-Watch, lo que les permitirá poner pie en Italia tras días de espera.

"El desembarco empezará en las próximas horas", dijo el primer ministro Giuseppe Conte Conte a la prensa tras anunciar que "Luxemburgo se sumó a la lista de países amigos que respondieron a nuestra invitación", elevando el número a 7.

Los siete países que recibirán a esas personas rescatadas del mar Mediterráneo el 19 de enero son: Italia, Francia, Alemania, Portugal, Malta, Rumanía y Luxemburgo, según los medios italianos.

El "Sea-Watch 3", fletado por la ONG alemana y de pabellón holandés, se encuentra actualmente varado frente a Siracusa, en el sudeste de Sicilia, donde se le autorizó a refugiarse del mal tiempo.

La prefectura de Siracusa fue escenario el miércoles por la mañana de una reunión, posiblemente para organizar el desembarco, según los medios.

Como ocurrió con un desembarco del mismo barco a principios de enero en Malta, es probable que el barco se quede anclado y confíe a los representantes de las autoridades, que los llevarán a tierra.

El ministro italiano de Interior, Matteo Salvini, había asegurado que sólo permitiría desembarcar a los inmigrantes si luego se iban a Alemania -país de la oenegé- u a Holanda -por el pabellón del barco.

- "Otro día amargo" -

A causa del pulso con Salvini, Sea Watch presentó un recurso urgente ante la Corte Europea de Derechos Humanos contra Italia por negarse a permitir que los inmigrantes llegaran a puerto.

El "Sea-Watch 3" rescató a estas personas, entre las que hay 8 menores, cerca de la costa de Libia.

La corte con sede en Estrasburgo pidió el martes al gobierno italiano que tomara "todas las medidas necesarias, lo más rápidamente posible", para proporcionar comida, agua y atención médica a los pasajeros.

"Estamos contentos de que se haya puesto fin a esta toma de rehenes europea", dijo a la AFP Ruben Neugebauer, el portavoz de Sea Watch.

"Al mismo tiempo, es un mal día para Europa porque los derechos humanos quedaron una vez por detrás de las negociaciones en el seno de la UE... Otro día amargo", añadió.

Europa vive dividida la llegada, a partir de 2015 sobre todo, de cientos de miles de inmigrantes a sus costas del Mediterráneo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, reclamó el martes hallar "soluciones humanas" para los inmigrantes y que estos sean en general autorizados a desembarcar en el puerto más próximo a donde fueron rescatados, en este caso "en Italia".

Dijo que repartirse el cuidado de los inmigrantes venía después, y que Francia estaba comprometido en ello.

En un caso parecido este mismo mes, la UE alcanzó un acuerdo similar entre ocho países para repartirse a 50 personas repartidas en dos barcos, uno de ellos el "Sea Watch 3".

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), 113.482 emigrantes cruzaron el mar Mediterráneo en 2018 para alcanzar Europa, y 2.262 murieron en el intento.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.