El primer ministro británico Boris Johnson y el líder de la oposición laborista Jeremy Corbyn se enzarzaron sobre el Brexit el martes en el primer debate televisado para las elecciones legislativas del 12 de diciembre.

El evento, realizado en Manchester, presentó a ambos una oportunidad de torcer el rumbo de una campaña que hasta el momento es considerada carente de momentos memorables.

Pero a pesar de los constantes intercambios, ninguno de los dos candidatos fue capaz de aplicar un golpe de nocaut como para liquidar el pleito.

"Pongamos fin a las tergiversaciones y a los retrasos, al impasse y a las divisiones", reiteró el jefe de gobierno conservador, insistiendo en su promese de campaña de "realizar el Brexit", tres años y medio después del referéndum de junio de 2016 en que los británicos votaron en un 52% para salir de la UE.

El primer ministro aspira a obtener en las elecciones la mayoría en el parlamento que necesita para poder aplicar el Brexit en enero, tal y como prometió.

"En cuanto se apruebe este acuerdo en el Parlamento, y lo podemos hacer en las próximos semanas, podremos centrarnos en las prioridades de la gente", prosiguió Johnson, que llegó al poder en julio.

El jefe del gobierno se compromete a dejar la UE de aquí a finales de enero, y después a sellar un nuevo acuerdo comercial con el bloque antes del final del periodo de transición, previsto hasta diciembre de 2020, un calendario calificado de "absurdo" por su rival.

"No lo vas a hacer en unos meses y lo sabes perfectamente bien", le dijo Corbyn, para añadir que tomaría "probablemente siete años de negociaciones para concluir un acuerdo comercial", mucho más allá del período de transición acordado.

Documentos en mano, Corbyn también acusó a Johnson de realizar "reuniones secretas" con representantes de Estados Unidos para abrir en parte al servicio de salud pública, el NHS, a compañías farmacéuticas estadounidenses.

Johnson se defendió alegando que se trataba de "un invento absoluto".

- Nivel del debate -

Johnson y Corbyn intercambiaron golpes siempre en relación al Brexit.

En este sentido, Corbyn dijo que su plan era "claro", e contemplaba "tres meses para negociar un acuerdo de Brexit" y "seis meses para (organizar) un referendo" que presentará a los británico este nuevo acuerdo o la opción de permanecer en la UE.

No obstante, el líder laborista -un euroescéptico desde hace mucho tiempo- se negó a decir si defendería el Brexit o permanecería en la Unión Europea en caso de un nuevo referéndum, y se limitó a afirmar que cumpliría con la voluntad del pueblo.

El ataque más brutal del debate surgió de un espectador, que acusó a ambos políticos de bajar el nivel de debate y preguntándose cómo se podía confiar en ellos.

También en las redes sociales, ambas partes se enfrentaron y cada campo consideró que su candidato fue el claro vencedor.

La cuenta de Twitter de los conservadores, rebautizada como "factcheck UK" durante el debate televisado, fue muy criticada en las redes sociales por esta confusa denominación.

El debate de una hora fue la primera confrontación entre los líderes de los dos principales partidos políticos británicos en televisión, en un cara a cara que dejó de lado a partidos más pequeños como el Partido Liberal Democrático y los nacionalistas escoceses del SNP.

Estos dos partidos son favorables a la UE, y lamentaron que no se escuche sus voces.

Según una encuesta de YouGov para el diario The Times publicada el martes en la tarde los conservadores aparecen por el momento muy por delante de las encuestas, con el 42% de las intenciones de voto, contra un 30% para los laboristas.

Sin embargo, analistas señalan que el resultado de las elecciones sigue siendo impredecible.

Una encuesta realizada por YouGov después del debate televisado colocó a Johnson y Corbyn casi empatados, (51% a 49%).

Si bien Brexit monopolizó gran parte del debate, también se han consultado a los candidatos sobre los servicios públicos, la economía, el medio ambiente e incluso el príncipe Andrés.

El segundo hijo de la reina Isabel II apareció en la portada de los medios de comunicación británicos después de una calamitosa entrevista televisiva sobre su relación con el ejecutivo estadounidense Jeffrey Epstein, quien fue acusado de explotación sexual de niñas menores de edad durante años.

Otros tres debates televisados están programados antes del voto.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes