Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fuerzas israelíes inspeccionan el auto usado por un árabe israelí para atropellar a un grupo de judíos cerca a Gan Shmuel, el 11 de octubre de 2015

(afp_tickers)

El ejército israelí abatió el domingo a un joven palestino en Cisjordania y un árabe israelí apuñaló a cuatro judíos, después de un bombardeo israelí que mató a una mujer embarazada y a su hija en la Franja de Gaza, en una interminable espiral de violencia.

El adolescente palestino murió durante enfrentamientos en un puesto de control del norte de Cisjordania, cerca de Ramala, según informó el ministerio de Salud palestino.

Las autoridades palestinas identificaron al joven como Ahmad Sharake, de 13 años, e informaron que otras 20 personas resultaron heridas por disparos de balas de goma durante los incidentes, cerca del asentamiento judío de Beit El.

Pocas horas después, un árabe israelí de 20 años apuñaló a cuatro judíos tras lanzar sobre ellos su vehículo en el kibutz de Gan Shmuel (norte), informó la policía.

Los médicos informaron que una joven de 19 años se encuentra en estado grave, en tanto dos hombres de 20 y 45 años, así como una adolescente de 14 años, sufrieron heridas leves.

Este ataque es el 15º con arma blanca contra judíos en los últimos diez días y el primero cometido por un árabe israelí.

En Cisjordania, al menos 55 palestinos resultaron heridos en un punto de control cerca de Naplusa, cuando lanzaron piedras contra los soldados israelíes que respondieron con munición real, constató la AFP.

Otros doce palestinos resultaron heridos en enfrentamientos similares en Beit Umar, cerca de Hebrón.

- Temor a tercera intifada -

Pese a los llamamientos a la calma de la comunidad internacional, la escalada de violencia continúa.

Al igual que Washington, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, advirtió de cualquier acción de represalia "desproporcionada".

"Hay que poner fin a los actos de terrorismo y evitar reacciones desproporcionadas", subrayó en diferentes conversaciones con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abas

La aviación israelí bombardeó a primera hora del domingo la Franja de Gaza, en represalia por el lanzamiento de dos cohetes desde el enclave palestino gobernado por el movimiento islamista Hamas.

Uno de los cohetes cayó en un terreno baldío en el sur de Israel y el otro fue interceptado por el sistema antimisiles "Cúpula de Hierro".

El ejército dijo que el objetivo de los bombardeos aéreos eran "dos instalaciones de fabricación de armas" de Hamas, si bien esa incursión destruyó una casa en la zona de Zeitun, en el norte del enclave, matando a una mujer embarazada, Nur Hasan, de 30 años, y a su hija de Rahaf, de 2.

"Mi mujer permaneció bajo los escombros durante media hora. Escuchaba su voz y la he visto morir junto a mi hija. Mi mujer estaba embarazada de cinco meses. ¿Qué había hecho ella?", dijo entre sollozos el padre de familia, Yahya Hasan.

Hamas no tardó en lanzar una advertencia a Israel, con el que libró tres guerras en los últimos seis años.

"Advertimos a la ocupación [israelí] en contra de continuar con esta locura", dijo Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamas. "Esto demuestra el deseo de la ocupación de una escalada", agregó.

Hamas no dijo qué hará en el caso de un nuevo ataque israelí, cuando comienza a planear el espectro de otra intifada, como las de 1987 y 2000.

- Miedo a más atentados -

Israel aseguró además haber frustrado la primera tentativa de atentado con bomba cerca de una colonia en la Cisjordania ocupada, desde el inicio de la escalada el 1 de octubre.

Según la Seguridad Interior israelí, un policía detuvo a una conductora que prendió fuego a productos inflamables que transportaba junto a una bombona de gas.

El agente resultó herido leve en la explosión, mientras que la conductora del vehículo, una palestina de 31 años, presenta heridas de gravedad. La mujer portaba documentos alabando a los "mártires", añadió la misma fuente.

El incidente reaviva el temor a los atentados con bomba que durante la segunda intifada (2000-2005) sembraron el terror entre la población israelí. El último ataque de este tipo, según la cancillería israelí, se remonta al 21 de noviembre de 2012 en Tel Aviv.

- El alto el fuego a prueba -

En esta nueva escalada ya han muerto 24 palestinos, entre ellos 7 presuntos autores de ataques con arma blanca, y 4 israelíes. Las autoridades detuvieron además a centenares de palestinos.

La violencia se extendió el viernes a Gaza, donde nueve jóvenes palestinos murieron entre ese día y el sábado por disparos israelíes cerca de la barrera de seguridad, durante una manifestación violenta.

Los muertos de estos últimos días ponen seriamente a prueba el alto el fuego observado en Gaza desde finales de agosto de 2014, tras un sangriento conflicto de 50 días entre Israel y Hamas.

El líder de Hamas en Gaza, Ismail Haniyeh, habló el viernes de nueva intifada y dijo que la población de Gaza se sumaría a ésta.

El primer ministro israelí anunció el refuerzo de la seguridad en Jerusalén con la movilización de varias compañías de guardias fronterizos reservistas.

El ministro palestino de Relaciones Exteriores, Riad al Malki, tiene previsto dar una rueda de prensa el lunes en Viena.

AFP