Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

A man walks next to a grafitti depicting US' Judge Thomas Griesa and vultures behind bars, outside the National Congress while congressists discuss the approval of the bill on sovereign payment of the debt submitted by Argentine President Cristina Fernandez de Krichner, in Buenos Aires on September 10, 2014. Argentina's congress will likely pass a measure aimed at side-stepping a US court order that has blocked the country from paying back debt tied up in a feud with hedge funds. AFP PHOTO / Juan Mabromata

(afp_tickers)

El juez federal estadounidense Thomas Griesa aceptó el viernes un pedido de 49 demandas por deuda en default de Argentina por unos 6.150 millones de dólares de sumarse al fallo a favor de fondos especulativos por 1.700 millones.

En una orden de 26 páginas, Griesa otorgó a estos querellantes, denominados "me too" (yo también), el derecho a la cláusula de 'pari passu', o trato equitativo, según la cual Argentina debe pagar a los fondos especulativos cada vez que lo haga a los tenedores de bonos de deuda reestructurada en 2005 y 2010.

"El tribunal otorga las mociones de ejecución específica" de la cláusula pari passu pedida por los 49 querellantes, afirma el juez de Nueva York en el documento.

"Se ordena a la República cumplir sus obligaciones de ejecución específica con los querellantes bajo la cláusula pari passu haciendo pagos equitativos cada vez que haga, o intente hacer, pagos sobre bonos reestructurados", agrega.

Griesa tomó la decisión dos días después de una audiencia en los tribunales de Manhattan en la que el abogado del fondo especulativo NML Capital, Robert Cohen, le pidió aceptar esos pedidos como un acto de "justicia básica" para esos querellantes, la mayoría de los cuales ya tiene sentencia por esta cuestión en otros tribunales estadounidenses.

De acuerdo a un documento presentado el pasado 28 de septiembre por uno de los abogados de Argentina, Carmine Boccuzzi, las demandas de los "me too" son por 6.150 millones de dólares, lo que eleva a unos 8.000 millones el monto total a pagar por el país.

Argentina reestructuró su deuda en default de 2001 en dos canjes en 2005 y 2010. El 93% de sus acreedores aceptaron esas ofertas de reembolso parcial con importantes quitas, pero el 7% restante la rechazó, reclamando el reembolso de la totalidad de lo adeudado más intereses.

El gobierno argentino califica a los fondos especulativos de "buitres" por haber comprado bonos en default a precio de remate para buscar luego su cobro total mediante la vía judicial, lo que lograron en 2012 cuando Griesa falló a su favor.

- Rechazo a argumentos argentinos -

En la audiencia del pasado miércoles, el abogado de Argentina reiteró que una decisión de ese tipo complicaría aún más una solución del caso, aumentando de manera exponencial el monto adeudado, además de ser contraria a derecho.

Sin embargo, Griesa no tuvo en cuenta ninguno de esos argumentos, recordando que la cláusula de 'pari passu' no obliga al país a pagar, sino a "dar el mismo trato" a todos sus acreedores, los que reestructuraron y los que no aceptaron los canjes.

"La República puede cumplir con la orden incluso si nunca paga a los querellantes, siempre y cuando dé el mismo trato a los otros tenedores de deuda externa", dice el documento.

Griesa bloqueó en julio de 2014 un pago de 539 millones de dólares en intereses de bonos de deuda canjeada a través del Bank of New York, para forzar a Argentina a cumplir con su fallo, provocando un default parcial del país sudamericano.

La decisión del juez tiene lugar en medio del proceso electoral en Argentina, que definirá en una segunda vuelta al nuevo presidente que sucederá a Cristina Kirchner, cuyo gobierno ha mantenido durante estos años una posición dura con los fondos "buitres".

La inédita segunda vuelta, a celebrarse el 22 de noviembre, enfrentará al candidato oficialista Daniel Scioli (centro) con el opositor Mauricio Macri (derecha).

AFP