Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Captura de pantalla de la página web del Departamento de Estado estadounidense, realizada el 18 de febrero de 2016, que muestra la información y la fotografía de Mahad Karate, jefe de inteligencia de los shebab abatido por el ejército keniano

(afp_tickers)

El ejército keniano aseguró este jueves haber matado al jefe de inteligencia de los islamistas somalíes shebab, Mahad Karate, y a otros diez comandantes en un ataque aéreo en Somalia.

El Gobierno de Estados Unidos había ofrecido una recompensa de cinco millones de dólares por toda información que llevara a su captura o muerte.

Kenia, que forma parte de la fuerza de la Unión Africana que lucha contra los shebab en Somalia (Amisom), aseguró haber infligido un "gran revés" a los islamistas.

"Su muerte (...) supone un gran revés para el grupo terrorista", dijo el ejército keniano en un comunicado, precisando que el ataque tuvo lugar el 8 de febrero en un campo de entrenamiento de los shebab.

Karate, jefe de la unidad Amniyat de los islamistas, especializada en inteligencia, ataques y asesinatos, era sospechoso de haber participado en la planificación de la masacre de 148 personas en la universidad keniana de Garissa en 2015. Fue además el adjunto del exjefe supremo de los shebab, Ahmed Godane, fallecido en un ataque de drones estadounidenses en septiembre de 2014.

"Las Fuerzas de Defensa de Kenia, en el marco de las operaciones de la Amisom, confirman que Mahad Mohamed Karate (...) y otros diez comandantes de rango medio murieron en un gran ataque aéreo" el 8 de febrero en el sur de Somalia, según el comunicado. La información no pudo ser confirmada hasta el momento por otras fuentes y los shebab tampoco reaccionaron a ella.

Los shebab fueron expulsados por la Amisom de Mogadiscio, la capital somalí, en agosto de 2011 y desde entonces han perdido sus mayores bastiones, rehuyendo el combate cara a cara y privilegiando las operaciones de guerrilla y los atentados suicidas.

Pero los islamistas siguen controlando muchas zonas rurales y representan una amenaza para la seguridad de Somalia y de los países vecinos, sobre todo Kenia, donde llevaron a cabo numerosos ataques que dejaron más de 400 muertos desde 2013.

El pasado mes de enero, atacaron un campo del contingente keniano de la Amisom en El Adde, en el sur de Somalia. El grupo reivindicó la muerte de más de 100 soldados kenianos, un dato imposible de verificar pero apoyado por la publicación de fotos que muestran decenas de soldados kenianos muertos en la base.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP