Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se toma un café el 13 de febrero de 2016 en la Conferencia de Seguridad de Múnich, en el sur de Alemania

(afp_tickers)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, insistió este sábado en que Rusia tenía que "cambiar de blancos" militares en Siria y subrayó que la crisis siria estaba en un "momento fundamental" con la perspectiva de una tregua antes de una semana.

"Hasta ahora, la gran mayoría de los ataques de Rusia han sido contra grupos de oposición legítimos. Para adherirse al acuerdo (sobre la tregua), es esencial que Rusia cambie de blancos" en Siria, dijo durante la Conferencia de Seguridad en Múnich (Alemania). "Estamos en un momento fundamental" entre la guerra y la paz", insistió Kerry.

Los occidentales reprochan a los rusos atacar sobre todo a la oposición moderada y no a los yihadistas más duros, con el fin de fortalecer al Gobierno del presidente sirio Bashar al Asad. Por su parte, Rusia dice que ataca sólo a los grupos "terroristas".

"Estamos en un momento fundamental" entre la guerra y la paz", insistió Kerry. "Las decisiones que se tomen en los próximos días, semanas o meses pueden poner fin a la guerra" o "abrir la puerta a un conflicto más amplio", advirtió Kerry.

Estados Unidos está dispuesto a determinar con los rusos qué grupos pueden ser bombardeados o no, dijo Kerry, en respuesta a la demanda rusa de cooperación militar en Siria. "Para un cese de hostilidades, no hay otra solución que sentarse alrededor de una mesa y trabajar juntos sobre todos los aspectos de la cuestión, políticos, humanitarios o militares", agregó el secretario de Estado. "Determinaremos lo que debe ser atacado, lo que no se debería, cómo trabajar juntos para que la gente no se vaya de la mesa porque, evidentemente, si los que están dispuestos a participar en el proceso político son bombardeados, no habrá muchas conversaciones", dijo Kerry.

La coalición militar dirigida por Estados Unidos lleva a cabo desde el verano de 2014 ataques aéreos contra el grupo Estado Islámico (EI) en Siria e Irak.

El secretario de Estado también declaró este sábado que las sanciones impuestas a Rusia por la crisis de Ucrania deben mantenerse "tanto tiempo como sea necesario", cuando algunos países europeos desearían su levantamiento. "Confío en que Europa y Estados Unidos sigan unidos para el mantenimiento de las sanciones tanto tiempo como sea necesario y la entrega de la asistencia necesaria a Ucrania. La elección para Rusia es sencilla: aplicar plenamente los acuerdos de Minsk (sobre Ucrania) o seguir afrontando dañinas sanciones económicas", dijo.

"Las sanciones nunca son un fin en sí", dijo. "Pero no debemos olvidar por qué fueron impuestas en un primer momento: para defender los derechos fundamentales de Ucrania, su soberanía y su integridad territorial", añadió.

Occidente no deja de acusar a Rusia de apoyar con tropas y material militar a los rebeldes separatistas del oriente ucraniano, en conflicto con el ejército de Kiev desde abril de 2014.

"El camino hacia el alivio de las sanciones está claro: retirada de armas y tropas de la cuenca del Donbass, garantía de que se devuelve a todos los rehenes ucranianos, permitir un pleno acceso humanitario a los territorios ocupados, apoyar unas elecciones libres, justas y bajo vigilancia internacional en el Donbass, de acuerdo con la ley ucraniana y restaurar el control de Ucrania sobre su frontera internacional", enumeró.

Kerry elogió además a los Gobiernos europeos por "mostrar determinación" y estar unidos "ante la repetida agresión de Rusia".

El secretario de Estado se pronunció así después de que el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, dijera que las relaciones de su país con Occidente han entrado en "una nueva guerra fría". "Casi cada día nos acusan de proferir nuevas amenazas horribles contra la OTAN, contra Europa, contra Estados Unidos u otros países", declaró Medvedev.

En cuanto a la crisis migratoria para Kerry estimó que es una "amenaza casi existencial". "Estados Unidos entiende la naturaleza casi existencial de esta amenaza para la política y la estructura de la vida en Europa", manifestó.

"Y es por eso que nos unimos y ponemos en marcha una misión de la OTAN para cerrar una ruta (migratoria) clave y vamos a unirnos a otras maneras de detener esta marea debido a su potencial para atentar contra la unidad europea", dijo. Kerry se refería a la misión de la OTAN que debe ayudar en la lucha contra los traficantes que organizan los cruces por mar de los migrantes entre Turquía y Grecia. "No decimos 'es su problema, no el nuestro'. Es nuestro problema", subrayó el titular de la diplomacia estadounidense, refiriéndose a la "crisis humanitaria más grave en Europa desde la Segunda Guerra Mundial".

Los países de la Unión Europea están divididos sobre la respuesta que hay que dar a esta ola de cientos de miles de migrantes, en particular de Siria. Alemania defiende cuotas de acogida de migrantes para los países miembros de la UE, una posición que rechazan numerosos países.

El primer ministro francés, Manuel Valls, se declaró este sábado "no favorable" a un mecanismo permanente de reparto. La UE debe transmitir el mensaje que "no acogeremos a más refugiados", afirmó el jefe del Gobierno en Múnich.

Por último, Kerry aseguró este sábado en Múnich que Estados Unidos tiene un "interés profundo" en que Reino Unido permanezca dentro de la Unión Europea, "como también en el mantenimiento de un Reino Unido muy fuerte dentro de una UE fuerte".

El Gobierno británico lleva a cabo un intenso maratón diplomático para renegociar los términos de la adhesión de Gran Bretaña a la Unión Europea (UE) antes de la celebración de un referéndum sobre la salida de su país del bloque europeo. El primer ministro, David Cameron, está tratando de convencer a sus socios europeos de que respalden sus propuestas de reforma en la cumbre del 18 y 19 de febrero en Bruselas.

"La verdad es que, en cada década desde su fundación, la UE ha sido puesta a prueba por fuerzas internas y externas que se beneficiaron de una casa dividida", dijo Kerry.

"Sabemos que muchos europeos se sienten abrumados por la última serie de desafíos, incluyendo las preocupaciones sobre la potencial salida de Reino Unido de la UE". "Quiero expresar la confianza de Estados Unidos de que -como lo ha hecho tantas veces antes- Europa va a emerger más fuerte que nunca, a condición de que se mantenga unida", agregó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP