Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (izq), y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, tras hablar brevemente con los medios en Jerusalén el 24 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, reiteró el martes el apoyo de su país a Israel y condenó la ola de ataques palestinos contra israelíes al reunirse con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén.

Más tarde en la jornada se entrevistó en Ramal con el presidente de la Autoridad palestina, Mahmud Abas.

Kerry habló con Netanyahu sobre las "medidas que pueden ser adoptadas para detener la violencia", pero también sobre la cooperación en materia de seguridad entre los dos países, "con un interés particular por Siria (vecina de Israel) y el grupo Estado Islámico" dijo el portavoz, John Kirby.

Este martes, poco después de la llegada de Kerry al aeropuerto internacional de Tel Aviv, se produjo un nuevo hecho de violencia.

Tres israelíes resultaron heridos en una carretera al sur de Naplusa, en Cisjordania ocupada, al ser embestidos por un auto cuyo conductor palestino fue "neutralizado".

"Nadie en ninguna parte debería vivir haciendo frente a la violencia diaria, con ataques en las calles, cuchillos, tijeras, autos", dijo Kerry, quien mencionó que tres estadounidenses, dos de ellos con doble nacionalidad, figuran entre las víctimas de la espiral de violencia.

"Expreso mi condena total a cualquier acto de terror que acabe con vidas inocentes", agregó Kerry, quien tras la reunión con Netanyahu se entrevistará con el presidente israelí, Reuven Rivlin.

Las declaraciones de Kerry se dirigían al parecer al presidente palestino Mahmud Abas, que censura los asesinatos de civiles pero no ha condenado los recientes ataques antiisraelíes.

Desde el 1 de octubre, cuando comenzó el actual ciclo, de violencia murieron 92 palestinos, un árabe israelí, 17 israelíes, un estadounidense y un eritreo.

Alrededor de la mitad de los palestinos murieron cuando intentaban atacar a israelíes.

El resto perdió la vida en enfrentamientos con soldados o colonos israelíes.

- Derecho a defenderse -

"Israel no solamente tiene el derecho a defenderse sino que tiene la obligación de hacerlo", dijo también Kerry, y reiteró el apoyo de Estados Unidos a su aliado.

Según los expertos, ello significa que, dos semanas después de la visita de Netanyahu a Washington, se ha superado la grave crisis de las relaciones bilaterales entre los dos países.

La condena de los atentados como actos de terrorismo por Kerry parecía dirigida a los responsables palestinos que reprueban los asesinatos de civiles, pero se abstuvo de condenar los atentados recientes e imputa una falta de política a este respecto al gobierno de Netanyahu.

En unas breves declaraciones tras el encuentro con Abas en Ramala, Kerry manifestó su simpatía con las inquietudes palestinas "respecto a la violencia".

"Estoy aquí a pedido del presidente (Barak) Obama para ver qué podemos hacer para ayudar a contribuir a la calma", señaló.

"Estados Unidos continuará trabajando para alcanzar" una solución de dos Estados con pueblos viviendo al lado, agregó.

La visita de Kerry estuvo precedida por más actos violentos. El lunes, tres atacantes palestinos, incluida una adolescente, y un soldado israelí murieron en distintos incidentes.

Las agresiones con arma blanca y automóviles son obra de "lobos solitarios", que actúan por su cuenta e ignoran los llamados a la resistencia pacífica del presidente Abas.

En su gran mayoría son jóvenes, como las adolescentes de 14 y 16 años que el lunes hirieron levemente con tijeras a dos israelíes en un mercado de Jerusalén Oeste. Una de ellas fue abatida por la policía.

Esta ola de ataques con arma blanca reflejan la ira, la falta de esperanza, el descrédito de los dirigentes palestinos y la total ausencia de avances en las negociaciones de paz, estimaron algunos analistas.

El lunes, tras las agresiones, Netanyahu anunció un refuerzo de las medidas de seguridad en Cisjordania ocupada.

"No hay límite a la acción del ejército y de las fuerzas de seguridad", aseguró Netanyahu al visitar una colonia judía donde hubo numerosos ataques. Anunció además que las familias de los atacantes perderían los permisos de trabajar en Israel.

Kerry ha pedido reiteradamente, sin mayor éxito, que ambas partes tomen "medidas concretas" para reducir la tensión y poner fin a la retórica provocativa.

Miembros de la delegación que acompaña a Kerry se habían mostrado poco optimistas con relación al éxito de esta visita relámpago.

"No hay posibilidades de ningún acuerdo entre las partes en este momento", dijo un alto funcionario estadounidense al referirse a las conversaciones de paz que se interrumpieron hace 18 meses.

AFP