Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos soldados turcos, el 23 de enero de 2018 en la zona del monte Bersaya, al norte de la ciudad siria de Azaz, cerca de la frontera con Turquía

(afp_tickers)

Los kurdos de Siria llamaron este martes a la población a tomar las armas para defender el enclave de Afrin, el norte del país, en el cuarto día de una ofensiva de Turquía.

Turquía siguió su operativo con el bombardeo a una milicia kurda en el norte de Siria, cuando Estados Unidos advertía que los combates pueden desestabilizar una región que hasta ahora se ha mantenido relativamente al margen del conflicto sirio.

Las autoridades locales kurdas informaron sobre el decreto de una "movilización general" e invitaron "a todos los hijos de nuestro pueblo a defender Afrin", indica un comunicado publicado por las autoridades kurdas del cantón de Jaziré, en el nordeste de Siria.

El martes se produjeron violentos enfrentamientos en la región Afrin, bastión de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), milicia kurda que Turquía repudia pero que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Esta ofensiva lanzada el sábado por el ejército turco bajo el nombre de "Ramo de olivo", abre un nuevo frente en el complejo conflicto sirio que ha generado preocupación y críticas en Estados Unidos y en la Unión Europea.

"La violencia de Afrin perturba una región siria que hasta ahora era relativamente estable", dijo el martes en Yakarta el secretario de Defensa de Estados Unidos Jim Mattis.

El funcionario estadounidense pidió a Turquía que "muestre moderación tanto en sus operaciones militares como en su retórica".

- Bajas -

Desde el inicio de la operación, murieron cerca de 60 combatientes de las YPG y de los grupos rebeldes sirios proturcos, además de 24 civiles, la mayoría víctimas de bombardeos de Turquía, según informó el OSDH.

Turquía desmiente haber atentado contra civiles.

El lunes murió el primer soldado turco, que fue enterrado el martes en Ankara en presencia de dirigentes de su país, entre quienes se destacó el presidente Recep Tayyip Erdogan.

"Gracias a dios, saldremos victoriosos de esta operación, junto a nuestro pueblo y el ejército sirio libre", declaró Erdogan en el funeral.

En su cuarto día, los combates se concentraban en la frontera turco-siria, particularmente en el norte y sudoeste de Afrin.

"Los enfrentamientos son violentos, pero el frente está mucho menos extendido que el lunes", sostuvo a AFP Rami Abdel Rahman, director de OSDH.

La ofensiva militar ocurre en paralelo con la represión en Turquía contra los internautas sospechosos de realizar "propaganda terrorista". Cerca de un centenar de personas fueron arrestadas desde el lunes y se prohibieron las manifestaciones contra la operación.

- Disparos incesantes -

Mientras la aviación y la artillería de Turquía reanudaron sus bombardeos el martes, los soldados turcos y sus aliados árabes sirios lanzaron un nuevo asalto en la región del norte, al entrar en el pueblo de Qastal Jando, según el OSDH.

En este sector, las fuerzas proturcas lograron hacerse con el control del Monte Barsaya el lunes, pero unas horas después esta zona fue recuperada por las YPG.

Camionetas blancas con ametralladoras subían por los caminos de tierra de la colina, en un ambiente donde se confundía el ruido de los motores con el de los disparos sin cese, según observó un corresponsal de la AFP.

Turquía lanzó su operativo después del anuncio por parte de la coalición internacional anti-yihadista liderada por Estados Unidos, de la creación de una fuerza fronteriza de 30.000 efectivos en el norte de Siria, incluidos los combatientes de las YPG.

Ankara acusa a las YPG de ser el brazo sirio del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), que lleva a cabo desde hace más de 30 años una rebelión armada en el sureste de Turquía, donde vive una mayoría kurda, y considerada por Ankara, Washington y la Unión Europea como una organización "terrorista".

- Sin condena del Consejo de Seguridad -

Varios países expresaron el lunes su preocupación por esta operación que se produce en momentos en que se reanudó la violencia en Siria, con bombardeos del régimen en Guta oriental, al este de Damasco y en Idleb, al noroeste del Líbano.

El Consejo de Seguridad de la ONU discutió el lunes la escalada en Siria, pero evitó condenar o elaborar una declaración conjunta relacionada con la ofensiva lanzada por Turquía contra la milicia kurda aliada de Estados Unidos.

De su lado, la Unión Europea se dijo "extremadamente preocupada" por la situación que atraviesa este país devastado por una guerra compleja que desde 2011 ha dejado más de 340.000 muertos y desplazado a millones de personas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP