Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre caminando por el centro de Pekín el 29 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

La actividad industrial en China se contrajo en septiembre por segundo mes consecutivo, en una nueva muestra de los vientos contrarios que sigue enfrentando la segunda economía mundial pese a las medidas de reactivación.

El índice PMI de los directores de compras, publicado este jueves por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), se estableció en septiembre en 49,8, algo mejor que el de agosto (49,7) y que el esperado por los analistas, pero marca un retroceso de la actividad manufacturera, dado que ese índice muestra un crecimiento cuando se sitúa por encima de 50 y una contracción cuando está por debajo.

El mismo índice calculado de forma independiente por la consultora Markit y publicado por el grupo de medios Caixin se muestra menos alentador, dado que lo establece en 47,2, frente a 47,3 en agosto.

Se trata, en las estadísticas de Markit, del nivel más bajo desde marzo de 2009 del índice PMI, confeccionado en base a las órdenes de compra, entre otros elementos.

Las empresas manufactureras chinas, confrontadas a la debilidad de la demanda interna y al estancamiento de las exportaciones, "disminuyeron su producción a un ritmo que no se veía desde hacía seis años y medio", lo cual las volvió a obligar a recortar efectivos, apunta Caixin en un comunicado.

El PIB chino tuvo un crecimiento de 7,4% en 2014, su nivel más bajo en casi un cuarto de siglo, y debería ser de 7% en 2015, según las proyecciones del gobierno.

Pero muchos analistas creen que ése será un objetivo difícil de alcanzar.

"Los datos industriales apuntalan la idea de que el crecimiento chino en el tercer trimestre será de 6,4%, frente a 7% en el segundo", afirma una nota de los analistas del banco ANZ, que recuerdan el reciente derrumbe de los mercados bursátiles chinos. Según estos expertos, las medidas de flexibilización monetaria y los alicientes fiscales a las empresas podrán a lo sumo provocar un rebote tardío y "modesto" del crecimiento, hasta un 6,8% del PIB en el último trimestre de 2015.

AFP