Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La barraca junto al mar en la Franja de Gaza donde vive la familia de Hani al Laham, un funcionario palestino que no cobra su sueldo desde hace meses, el 4 de junio de 2018

(afp_tickers)

La festividad musulmana del Eid al Fitr, que marca el fin del ramadán, tendrá este año un sabor amargo para Hani al Laham y su familia, sentados a la mesa al final de un día de ayuno en una barraca de Gaza.

Hace meses que Hani al Laham no cobra su sueldo. Con su mujer y tres hijos fueron expulsados de su casa por no poder pagar el alquiler y viven en una chabola junto al mar. Ahora, la municipalidad también amenaza con echarlos porque la barraca fue construida sin permiso.

Antes, Al Laham cobraba cada mes 1.700 séqueles (402 euros) de la Autoridad Palestina por un trabajo en los servicios de seguridad que, de hecho, ya no ejercía.

La semana pasada, recibió por fin una parte de su sueldo, justo antes del Eid el Fitr, el festejo que pone fin al mes sagrado de ayuno musulmán, pero el dinero no basta ni para las necesidades más urgentes.

"Si me pagan mi salario, voy a alquilar un apartamento. Estoy agotado por esta vida, es una catástrofe. Gaza se está derrumbando", dice a la AFP.

"¿Dónde tenemos que ir? ¿Nos tenemos que inmolar?", agrega su esposa, Nur, de 33 años, abrazando a sus hijos.

Al igual que Hani al Laham, 60.000 gazatíes deben cobrar un salario pagado por la Autoridad Palestina de Mahmud Abas. La mayoría por trabajos fantasmas: la Autoridad Palestina, en conflicto con el movimiento islamista Hamas que gobierna en la Franja de Gaza, les ordena que no vayan a trabajar.

Pero, desde marzo, dejó de pagar sin ninguna explicación.

- Al borde de la explosión -

Sin poder trabajar y atrapados en el este territorio bajo bloqueo israelí y egipcio donde la tasa de desempleo roza el 45%, los funcionarios, incluidos jueces, médicos y empleados de ministerios, no tienen otro remedio que esperar que esta situación kafkiana se solucione.

Ya en 2017, La Autoridad Palestina había reducido los sueldos de los funcionarios gazatíes en un 30%, antes de cerrar el grifo en marzo.

A principios de abril, Abas se comprometió a restablecer la situación, pero la promesa quedó en papel mojado.

El 5 de junio, los gazatíes recibieron la mitad de su sueldo mensual en previsión del Eid al Fitr, que comienza el viernes. No se anunció nada sobre el salario restante.

La Autoridad Palestina alegó oficialmente problemas "técnicos" pero de hecho tiene problemas de tesorería. Por otra parte, no pagar a los funcionarios, que mantienen a decenas de miles de personas, podría ser un medio de presionar a Hamas.

El domingo, en una movilización pública inhabitual, miles de palestinos se manifestaron en Cisjordania, el territorio donde está la sede la Autoridad Palestina, para exigir que se paguen los sueldos de los funcionario de la Franja de Gaza.

La ONU advirtió que Gaza, con dos millones de habitantes, podría volver a estallar. Hamas e Israel se han enfrentado en tres guerras desde 2008.

Yaser, funcionario en el ministerio de Salud, calculó que si recibiese su sueldo, una vez pagado el crédito, las facturas de teléfono y de electricidad, le quedarían 75 séqueles.

"Tengo deudas en el supermercado, la verdulería, la farmacia, tengo que pagar la universidad de mi hija y la escuela de mi hijo", afirma. "Más vale suicidarse que vivir esta vida humillante".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP