Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El grupo EI irrumpió en el centro de atención en 2014, cuando atravesó el norte de Irak y Siria, tomando ciudades importantes como Mosul y Raqa, y dejando un rastro de matanzas y barbarie

(afp_tickers)

La campaña de la coalición liderada por Estados Unidos para destruir al grupo Estado Islámico en Irak y Siria entra esta semana en su cuarto año y el Pentágono cree que la derrota de los yihadistas es inevitable.

El 8 de agosto de 2014, dos aviones FA-18 salieron desde el portaaviones USS George W. Bush en el Golfo y lanzaron bombas láser de 227 kilos sobre los combatientes del grupo EI cerca de Arbil, en el norte de Irak.

Esa acción marcó el inicio de un intenso bombardeo aéreo que luego fue aumentado por el entrenamiento y equipamiento de las fuerzas locales para combatir al grupo EI, primero en Irak y luego en Siria.

El grupo EI irrumpió en el centro de atención en 2014, cuando atravesó el norte de Irak y Siria, tomando ciudades importantes como Mosul y Raqa, y dejando un rastro de matanzas y barbarie.

En el punto más alto de su avance, el grupo EI tomó alrededor de 104.000 kilómetros cuadrados de territorio e incluso amenazó a Bagdad, con muchas unidades militares iraquíes colapsando a medida que los yihadistas se acercaban.

"Ellos tenían a ocho millones de personas mantenidas cruelmente en cautiverio por su gobierno y viviendo en la miseria, muchos forzados al estatus de refugiados y (sometidos) a la depravación", dijo el portavoz del Pentágono, capitán de la Armada Jeff Davis.

En los tres años transcurridos desde el inicio de la campaña, el 70% del territorio que el grupo EI alguna vez mantuvo en Irak ha sido recapturado, y el 50% en Siria.

"Ni una pulgada de ese territorio que hemos liberado ha sido retomado por ISIS", dijo Davis, usando el acrónimo del grupo.

"ISIS está enfrentando su inevitable derrota. Nosotros ganaremos y ellos perderán", agregó.

La coalición liderada por Estados Unidos está compuesta por 69 países, aunque sólo un puñado está participando en la campaña aérea o en misiones de entrenamiento.

A pesar de que los expertos prevén el eventual colapso del autodeclarado "califato" del grupo EI, los yihadistas se han defendido invitando a sus seguidores a lanzar ataques terroristas en todo el mundo.

Al 26 de julio de 2017, la coalición había realizado 13.221 ataques en Irak y 10.701 en Siria, para un total de 23.922 ataques, a un costo diario de 13,6 millones de dólares.

La lucha contra el EI ha sido objeto de constantes bombardeos, a menudo en zonas urbanas.

La coalición ha reconocido haber matado a 624 civiles hasta la fecha, aunque los observadores dicen que el número real es mucho mayor.

"Si bien esta es la campaña más precisa en la historia de la guerra, los civiles mueren en la guerra y esa es la triste verdad", dijo Davis.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP