Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los manifestantes protestan contra el odio, los grupos de supremacía blanca y el presidente Donald Trump con pancartas y una efigie del fiscal general Jeff Sessions, el 13 de agosto de 2017 en Chicago

(afp_tickers)

El presidente estadounidense, Donald Trump, trató este domingo de acallar las críticas por su respuesta a los disturbios la víspera durante un enfrentamiento entre manifestantes de extrema derecha y anti-racistas, que terminó con una mujer muerta.

Voces de todos los sectores --incluido el Partido Republicano-- reprobaron que el mandatario condenara la violencia de ambas partes, en lugar de censurar directamente a los supremacistas blancos y neonazis que marcharon por la ciudad de Charlottesville, en Virgina (este).

La Casa Blanca tuvo que salir al paso para aclarar las declaraciones de Trump.

"El presidente dijo de la forma más enérgica en sus declaraciones de ayer [sábado] que condena todas las formas de violencia, fanatismo y odio. Esto incluye evidentemente a supremacistas blancos, neonazis, el KKK y todo tipo de grupos extremistas", señaló un portavoz en un comunicado.

Por su parte el vicepresidente, Mike Pence, condenó directamente a los grupos supremacistas, durante una visita a Cartagena, Colombia.

"Los condenamos en los términos más enérgicos posibles", dijo en una conferencia de prensa al señalar que en el gobierno de Estados Unidos "no toleramos el odio y la violencia de los supremacistas blancos, los neonazis o el KKK (Ku Klux Klan)".

La protesta organizada por grupúsculos supremacistas blancos y neonazis, entre los que había miembros del Ku Klux Klan (KKK), se vio alterada cuando contra-manifestantes trataron de impedirla.

Durante los altercados, una mujer de 32 años murió al ser arrollada por un coche que embistió a la multitud que se oponía a la marcha. Otras 19 personas resultaron heridas en los enfrentamientos.

Las palabras de Trump la tarde del sábado levantaron una ola de críticas, porque los estadounidenses esperaban una condena clara y fuerte contra los movimientos radicales.

El presidente optó en cambio por dirigirse a ambos bandos de la misma forma.

"Condenamos en los términos más firmes posibles esta exhibición atroz de odio, fanatismo y violencia procedente de varios lados", dijo desde Bedminster (Nueva Jersey, este), donde pasa sus vacaciones.

Su hija Ivanka, que también es asesora presidencial, se desmarcó de la posición de su padre y denunció "el racismo, la supremacía blanca y los neonazis", afirmando en una serie de tuits el domingo que "no hay lugar en la sociedad" estadounidense para tales ideas.

Pero el alcalde de Charlottesville, Michael Signer, culpó directamente al presidente por gran parte de la violencia, diciendo en una aparición en la cadena CBS, que Trump ha creado un clima de "aspereza, cinismo (e) intimidación".

"Él tomó una opción en su campaña presidencial, la gente que lo rodea, yendo a lo más bajo, jugando con nuestros peores prejuicios", dijo Signer, un político demócrata. "Creo que estamos viendo una línea directa desde que pasó este fin de semana a esas opciones".

Los críticos del multimillonario republicano hicieron rápidamente las conexiones entre la tibieza de sus declaraciones tras la violencia en Charlottesville y la ambigüedad que ha ido cultivando ante la extrema derecha desde su campaña.

- Criticado en su propio campo -

Gran parte de la derecha alternativa, conocida como "Alt Right", apoyó a Trump en su camino a la Casa Blanca y éste se ha negado reiteradamente a distanciarse con claridad de algunos de sus grupos o líderes.

Como resultado a sus declaraciones, Trump fue criticado incluso por miembros de su propio campo republicano.

El senador de Florida Marco Rubio opinó que sería "muy importante" escuchar al presidente "describir los eventos en Charlottesville por lo que fueron: un ataque terrorista de supremacistas blancos".

"Si yo fuera presidente de Estados Unidos y estas personas mostraran simpatía por mí y por mi programa, me preocuparía", comentó por su parte el también senador Lindsey Graham, que cada vez más se inscribe en la oposición interna a Trump dentro de la familia republicana.

En Charlottesville, donde los 50.000 votantes demócratas son una abrumadora mayoría y donde el espíritu aperturista es simbolizado por la prestigiosa universidad fundada en 1819 por el presidente Thomas Jefferson, la jornada del sábado quedó también marcada por la muerte de dos policías que se estrellaron en un helicóptero.

La investigación de la policía federal debe establecer por otro lado las razones de James Alex Fields, de 20 años, para embestir el vehículo que arrolló a los contra-manifestantes.

El sospechoso, originario de Ohio, fue acusado de asesinato, violencia voluntaria causando lesiones y delito de fuga. Debe presentarse ante un juez el lunes.

- ¿Extremistas envalentonados? -

Los acontecimientos de Charlottesville serán también analizados bajo desde la óptimca de un tema central: por su retórica, sus acciones dirigidas a los extranjeros y sus repetidos llamados a dar prioridad a Estados Unidos, ¿envalentonó peligrosamente el presidente Trump a la extrema derecha?

Interrogado por los periodistas el sábado, Trump se negó a dar su opinión sobre estos movimientos que se dicen en auge.

La demócrata Hillary Clinton criticó al mandatario, aunque sin nombrarlo. "Cada minuto que permitimos que esto persista a través del estímulo tácito o la inacción es una desgracia, y corroe nuestros valores", tuiteó.

El expresidente Barack Obama, cuyas intervenciones públicas sobre la actualidad se han vuelto inusuales, eligió citar a Nelson Mandela: "Nadie nace odiando a otra persona debido al color de su piel, sus orígenes o su religión".

La violencia de Charlottesville evoca la larga demora de Trump a la hora de rechazar el apoyo que le dio públicamente David Duke, exlíder del Ku Klux Klan, quien participó en la marcha del sábado y le recordó en twitter: "que fueron los estadounidenses blancos quienes lo llevaron a la presidencia, no lo izquierdistas radicales".

"El presidente debe denunciar claramente las ideologías de la supremacía de la raza blanca en todas sus formas", exigió por el contrario el domingo la Liga Anti-Difamación (ADL), una asociación de lucha contra el antisemitismo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP