Navigation

La Cataluña francesa se reúne en solidaridad con sus vecinos del Sur

Foto del 25 de octubre de 2017, en Perpiñán, muestra un letrero que dice el nombre de la localidad en francés y en catalán. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 25 octubre 2017 - 22:29
(AFP)

"Están sucediendo cosas graves del otro lado de la frontera, debemos ser solidarios, somos un mismo pueblo". Como Laura, cerca de 150 personas asistieron el miércoles por la noche en Francia a la primera reunión de un "comité de solidaridad catalana".

En la sala de El Casal, en el centro cultural catalán de la localidad francesa de Perpiñán (sureste) donde estos activistas pro-independentistas se dieron cita, no cabe ni un alfiler.

Personas de todas las edades respondieron presente al llamado lanzado por asociaciones catalanas para organizar y coordinar la solidaridad con los catalanes del Sur, ahora que el gobierno español se prepara para tomar el control del autogobierno catalán.

Para todos ellos es "importante estar aquí", porque "se violaron derechos fundamentales" en Cataluña contra los independentistas, opina Laura, una habitante de Perpiñán de 28 años, que no dio su apellido.

Mientras acoge a los participantes, Hervé Pi, coordinador de la antena francesa de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), denuncia, en catalán, la detención de "prisioneros políticos", en referencia a los dos jefes de asociaciones independentistas catalanas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, acusados de "sedición".

- 'La represión va a continuar' -

Y advierte: "la represión va a continuar. Es por eso que hemos creado un comité de solidaridad", explica Pi con un micrófono en la mano, sentado en una mesa decorada con la bandera independentista amarilla y roja con una estrella roja.

Entre las iniciativas que contempla este colectivo - además de informar a la población, diputados, y medios de comunicación, culpables de ignorar "totalmente a Cataluña" - está la apertura de una cuenta bancaria de la "resistencia" para "ayudar a los prisioneros políticos y a sus familias", explica Pi.

También se habla de abrir una cuenta para "recaudar fondos y acoger asociaciones que tengan sus cuentas bloqueadas en el Sur" para que puedan seguir funcionando", dijo a la AFP Pierre Manzanares, miembro de Òmnium Cultural, una asociación cultural francesa distinta del movimiento español homónimo, que participó en la organización de la reunión de este miércoles.

Varios participantes dieron un cheque de adhesión al colectivo, de 30 euros, constataron periodistas de la AFP.

Entre ellos Joana Serra, dueña de una librería catalana de Perpiñán, que afirma que a su comercio se acercan cada día "personas que vienen a preguntar lo que pueden hacer para ayudar a la Cataluña del Sur".

"Son sobre todo personas mayores que vienen con cheques o dinero para contribuir al esfuerzo de solidaridad", asegura.

André Laurent, un coronel retirado cuya madre nació en Cataluña, tenía también un cheque listo porque considera a los catalanes del sur como los "primos" de los catalanes franceses.

Laurent también se muestra dispuesto a recibir en su casa a refugiados que huyan de España, "si la situación empeora".

Sin embargo, en la reunión no se trató del tema de la acogida de personas que busquen refugio en Francia, como los Republicanos españoles hace unos 80 años, afirma Pi.

Aunque "en la vida todo es posible", dice a la AFP tras la reunión de un poco más de una hora. "No creemos que pase, pero en el caso de que pase estaríamos preparados", agrega.

"Quizás algunos miembros del gobierno (catalán) tengan que abandonar el territorio, es posible", dijo por su parte a la misma agencia Pierre Manzanares. "No esperamos un éxodo masivo, pero estamos preparados para cualquier eventualidad".

"No podemos quedarnos con los brazos cruzados frente a lo que está pasando" en Cataluña, concluye Gautier, un simpatizante de la extrema izquierda de 29 años, quien dice estar dispuesto a "proporcionar ayuda logística, material o todo lo que puedan necesitar los camaradas del otro lado" de la frontera.

El departamento francés de los Pirineos Orientales, donde está Perpiñán, fue parte de Cataluña durante mucho tiempo, pero en la segunda mitad del siglo XVII pasó a estar gobernado por Francia.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.