Un movimiento social seguía perturbando la circulación de trenes en Francia este domingo por tercer día consecutivo, si bien este afectaba de manera desigual en las distintas regiones.

Según indicó a la AFP la SNCF, la empresa nacional de ferrocarriles, "se reanudó claramente" la circulación en algunas regiones, como la parisina y para los trenes de larga distancia, aunque el tráfico seguía siendo "muy difícil" en otras zonas como Occitania (sur) o Champaña-Ardenas (noreste).

Los agentes de la SNCF dejaron de trabajar el viernes tras un accidente de tren en el norte del país, que según ellos evidencia la falta de personal a bordo.

El miércoles por la tarde, un tren regional que iba de Charleville-Mézières, cerca de la frontera belga, a Reims, unos 85 km más al sur, chocó contra un convoy bloqueado en un paso a nivel. Hubo 11 heridos, según las autoridades.

El conductor del tren, herido y conmocionado, debió ocuparse de los pasajeros ya que era el único agente de la SNCF a bordo, pues no había controlador.

Los sindicatos ejercieron entonces su "derecho de retirada", que permite en Francia a un empleado dejar su trabajo en caso "de peligro grave e inminente para su vida o su salud".

La dirección de la SNCF y el Gobierno, sin embargo, consideraron que el derecho de retirada no era justificable en este caso y denunciaron una "huelga salvaje".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes