Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La ONU ha declarado que Yemen sufre la peor crisis humanitaria del mundo, con un mortal brote de cólera, una hambruna que amenaza a 7 millones de personas y una guerra en la que se han alcanzado objetivos civiles

(afp_tickers)

La coalición dirigida por Arabia Saudita que combate en Yemen levantará los obstáculos a las entregas de combustible para aviones de Naciones Unidas que llevan ayuda humanitaria a Saná, la capital bajo control rebelde, dijo este lunes el portavoz de la ONU.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) informó la semana pasada que tenía problemas para operar dos vuelos humanitarios a Saná desde Ammán, Jordania, porque no había combustible disponible en la capital yemení para que los aviones hicieran el viaje de regreso.

Auke Lootsma, director del PNUD en el país, dijo que la coalición y el Gobierno yemení respaldado por Arabia Saudita estaban negando permiso para transportar el combustible a Saná desde el puerto de Adén.

"El combustible se moverá esta semana desde Adén a Saná", aseguró a periodistas este lunes el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric.

Agregó que la ONU está buscando "un mecanismo para ayudar a garantizar la entrega regular de combustible de aviación para las operaciones" de ayuda.

La ONU ha declarado que Yemen sufre la peor crisis humanitaria del mundo, con un mortal brote de cólera, una hambruna que amenaza a 7 millones de personas y una guerra en la que se han alcanzado objetivos civiles.

La coalición dirigida por Arabia Saudita ha sido acusada repetidamente de bloquear la ayuda a Yemen, uno de los países más pobres del mundo árabe, que está devastado desde que comenzó la campaña militar en marzo de 2015.

Dujarric enfatizó que todas las partes en el conflicto estaban obstaculizando la entrega de ayuda al pueblo yemení, el cual está atrapado en una "crisis humanitaria inenarrable".

El sistema de salud en el país se ha derrumbado durante la guerra que enfrenta a las fuerzas de la coalición con los rebeldes chiítas hutíes, respaldados por Irán.

El domingo, Arabia Saudita prometió 33,7 millones de dólares para ayudar a combatir el cólera en Yemen, que ha matado a casi 2.000 personas desde abril, con 436.000 casos sospechosos.

Más de 8.000 personas han muerto en la guerra, mientras que los esfuerzos de las Naciones Unidas para mantener las negociaciones de paz parecen estar estancados.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP