El futuro de la coalición de la canciller alemana Angela Merkel está en la cuerda floja con la elección el sábado de la nueva directiva del partido socialdemócrata, en un voto de resultado incierto.

La elección a la presidencia del SPD se debe a la renuncia de la anterior líder, Andrea Nahles, tras el resultado catastrófico de las elecciones europeas.

Por primera vez en la historia del partido, creado con este nombre en 1890, lo dirigirá un tándem hombre-mujer siguiendo el modelo de los Verdes.

Otra novedad: la votación ya no está reservada a los 1.000 delegados del partido, sino que está abierta a sus 426.630 militantes, que pueden votar hasta el viernes en línea o por correo.

El resultado se anunciará el sábado y del 6 al 8 de diciembre se celebrará un congreso de investidura en Berlín.

- Autómata -

La elección no ha generado gran entusiasmo en un partido que queda en los sondeos por detrás de la derecha conservadora y de los ecologistas, y codo con codo con la extrema derecha (la AfD).

Solo el 53% de los militantes votó en la primera vuelta en octubre.

Después de una primera ronda en la que ninguna de las seis parejas obtuvo la mayoría absoluta, la segunda opone al dúo formado por Olaf Scholz / Klara Geywitz (22,7% en la primera vuelta) y Norbert Walter-Borjans/Saskia Esken (21%).

Una victoria del primer tándem sería un alivio para la canciller, quien tiene la intención de llegar al final de su mandato en el otoño de 2021, antes de retirarse de la política.

El vicecanciller y ministro de Finanzas, Scholz, de 61 años, y su compañera de trabajo, abogan por mantener el SPD en la coalición, formada en 2018. Él carece de carisma y los alemanes lo apodan "Scholzomat", por considerarlo robótico, pero cuenta con la confianza de Merkel.

Si se impone el otro tándem será mucho más complicado para la dirigente alemana, que lleva 14 años en el poder. Sin declararse abiertamente a favor de una salida, Esken y Walter-Borjans son muy críticos con la coalición.

El mantenimiento o no en la coalición se someterá a votación en el congreso de Berlín.

A pesar de las medidas recientes a favor de una pensión de jubilación básica, los dos critican la política de "deuda cero", a la que Scholz sigue apegado, y la timidez del gobierno actual en asuntos ambientales.

El dúo cuenta con el apoyo de los Jóvenes Socialistas (Jusos) y el brazo alemán de los Viernes para el Futuro, el movimiento proclima promovido por la sueca Greta Thunberg y muy seguido en Alemania.

- Sin orientación -

Olaf Scholz no encarna "la renovación", según los Jóvenes Socialistas, y sus rivales sufren de un déficit de notoriedad.

Independientemente del resultado de esta elección, los problemas del SPD seguirán sin resolverse debido al estado del partido, según un editorial del semanario Der Spiegel.

El SPD actual "no ofrece una orientación política a largo plazo sobre cómo quiere la sociedad del mañana (...) sobre cómo será el mundo del trabajo", estima Gero Neugebauer, un investigador de la Universidad Libre de Berlín.

Separado de sus "raíces sociales", el partido figura "raramente como una alternativa" a la CDU de Merkel, explica este investigador a la AFP.

"El SPD solo puede regenerarse en la oposición y con nuevas personalidades", abunda otro politólogo, Klaus Schröder, quien predice una coalición entre conservadores y ecologistas en 2021.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes