La contaminación del aire obligó el sábado a cerrar escuelas y universidades en varias partes de Irán, incluyendo la capital, Teherán, que estaba cubierta por una espesa capa de niebla tóxica, informaron los medios estatales.

"Debido a la creciente contaminación, las guarderías infantiles, las escuelas y las universidades de la región de Teherán permanecerán cerradas", dijo el viernes el vicegobernador de la provincia, Mohamad Taghizadeh.

También se restringirá la circulación de vehículos privados y camiones en la capital y en zonas aledañas, según la agencia oficial IRNA.

Las autoridades instaron a la población con problemas respiratorios a no salir a la calle y todas las actividades deportivas al aire libre quedaron suspendidas.

Además de la región de Teherán, los centros educativos también cerraron en las provincias de Alborz (norte) y Isfahán (centro).

Se espera que la contaminación disminuya el lunes, cuando se anuncian lluvias.

La contaminación del aire causa unas 30.000 muertes al año en Irán, según cifras oficiales.

En Teherán, la situación empeora en invierno, cuando la falta de viento sumada al aire frío hace que la ciudad se vea envuelta en esta niebla tóxica durante días. El fenómeno se conoce como "inversión térmica" y hace que la contaminación permanezca cerca del suelo.

La contaminación en la capital iraní es provocada por el elevado número de vehículos, motos, refinerías y plantas eléctricas, según un informe publicado por el Banco Mundial el año pasado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes