Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Cuatro militares trasladan el féretro de Helmut Kohl, cubierto por una bandera de la UE, durante el homenaje celebrado este sábado 1 de julio en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo (Francia)

(afp_tickers)

Los hijos de Helmut Kohl faltaron el sábado al funeral organizado en Alemania por una fuerte disputa familiar, luego de que los dirigentes de la Unión Europea rindieran homenaje al excanciller alemán en el Parlamento Europeo de Estrasburgo (este de Francia).

Helmut Kohl, padre de la reunificación alemana, impulsor de la ampliación de la Unión Europea y heraldo de la amistad franco-alemana, falleció el 16 de junio a los 87 años. Durante 16 años, entre 1982 y 1998, fue el canciller de Alemania.

Vestida de negro y visiblemente emocionada, la jefa del Gobierno alemán, Angela Merkel, reconoció la labor del "canciller de la unificación" de Alemania. "Sin Helmut Kohl, la vida de millones de personas, como yo, que vivían al otro lado del muro, no sería la misma", subrayó.

El presidente francés, Emmanuel Macron, insistió en la relación franco-alemana. "Helmut Kohl fue un interlocutor privilegiado para Francia, un aliado fundamental, pero fue más que eso, fue un amigo", afirmó, saludando además la memoria de Simone Veil, primera presidenta del Parlamento Europeo y europeísta convencida, fallecida el viernes.

Una veintena de jefes de Estado y de gobierno, entre ellos el rey emérito Juan Carlos de España, figuraban entre los asistentes al acto organizado en el hemiciclo.

El ataúd, cubierto por la bandera europea y transportado por ocho militares alemanes, se instaló en un catafalco en el centro del hemiciclo para esta ceremonia sin precedentes en la historia de la Unión Europea (UE).

Ante el féretro, tres coronas de flores: una con los colores de la República Federal de Alemania, otra en nombre de la UE y la tercera, en nombre de su esposa, con la inscripción "In Liebe, deine Maike" ('Con amor, Maike').

"Helmut Kohl era un verdadero europeo y un amigo. Europa le debe mucho", subrayó antes de la ceremonia el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el único de los dirigentes europeos en funciones que se codeó con Kohl, cuando era un joven primer ministro de Luxemburgo.

- Herencia enorme para Europa -

Es la primera vez que la UE organiza un homenaje de este calibre. Kohl fue nombrado, como destacó Juncker, uno de los tres "ciudadanos de honor de Europa", junto a los franceses Jean Monet, fallecido en 1979, y Jacques Delors, de 91 años.

La sede del Parlamento Europeo de Estrasburgo, símbolo de una Europa reunificada y en paz, se impuso para la ceremonia. "Al rendirle homenaje en este simbólico lugar, expresamos nuestra confianza en el futuro de Europa", escribió Macron en libro de condolencias.

El homenaje europeo se vio ensombrecido por las riñas familiares en torno a sus exequias.

"Es el adiós a un ser humano con todo lo que significa lo humano, en fortalezas y debilidades", dijo el cardenal Karl-Heinz Wiesemann durante una misa de réquiem celebrada al caer la noche en la catedral de Espira, antigua capital del Sacro Imperio Romano Germánico situada en la región natal de Kohl, en Renania-Palatinado (suroeste), adonde fue trasladado el féretro luego del homenaje en Estrasburgo.

Los dos hijos de Helmut Kohl y sus hijos, peleados con él y su segunda esposa desde hace años, no asistieron al funeral ni a las exequias en el este de Francia.

El hijo mayor, Walter, reprochó a la viuda de su padre que se negara que se organicen funerales nacionales en Alemania y que entierre a Kohl en Espira y no en la bóveda familia en Ludwigshafen, a unos veinte kilómetros de allí, donde reposan los restos de su primera esposa.

Calificó como "indignas" las exequias planificadas por Maike Kohl-Richter, 34 años menor que el excanciller con quien contrajo matrimonio casi clandestinametne hace nueve años.

Luego de la misa a la que asistieron 1.500 invitados, la plaza de la catedral fue el escenario de un último homenaje militar.

Helmut Kohl fue luego sepultado ante la presencia de su viuda. En Espira fueron enterrados ocho emperadores y reyes alemanes.

AFP