Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varias personas pasan junto a una fuente seca en Damasco, el 3 de enero de 2017

(afp_tickers)

Los habitantes de Damasco se encuentran desesperados por la falta de agua corriente, consecuencia de los combates entre las fuerzas del gobierno y los rebeldes por el control de la principal fuente de abastecimiento de la capital siria.

En Damasco sólo se puede disfrutar de 12 horas diarias de corriente eléctrica a causa de la falta de combustible para alimentar las centrales eléctricas y sus cuatro millones de habitantes están privados de agua desde el 22 de diciembre, según la ONU.

"Antes nos quejábamos por los cortes de electricidad, pero ahora constatamos que esto es nada comparado con la falta de agua potable, puesto que el agua es la vida", afirma Faez, un empleado municipal de 50 años de edad.

Bastión del régimen de Bashar al Asad, la capital siria había estado relativamente al margen de la guerra civil que devasta al resto del país, donde más de 310.000 personas han muerto desde marzo de 2011.

En las otras regiones sirias, millones de personas han sido desplazadas, sus casas destruidas y el resto de sus bienes perdidos.

Algunas ciudades han sido sitiadas durante meses y les falta todo tipo de suministros.

Como consecuencia de la escasez de agua, fuertemente padecida por la población de Damasco, los precios del agua mineral se han disparado.

En una semana, el 'pack' de seis botellas de litro y medio casi duplicó su precio, pasando de las 650 libras sirias (1,3 dólares) a 1.000 libras (dos dólares).

"No he podido ducharme ni lavar la ropa desde hace una semana. Prefiero guardar lo poco de agua que queda en mi depósito para la cocina y lavar la vajilla", afirma Riham, una empleada de 49 años, vecina de Dumar, un barrio del norte de Damasco.

La ONU calificó este jueves la situación como "crimen de guerra".

En una rueda de prensa en Ginebra, Jan Egeland, responsable del grupo de trabajo de la ONU sobre la ayuda humanitaria a Siria, subrayó que es difícil de atribuir la responsabilidad a alguna de las partes en conflicto.

"Sólo en Damasco 5,5 millones de personas (hasta ahora la ONU las estimaba en cuatro millones, considerando alrededores) han visto su abastecimiento cortado o reducido, porque las fuentes de Wadi Barada (...) están inutilizables a causa de los combates o actos de sabotaje, o ambas cosas", dijo.

Asimismo, señaló que la ONU quiere trasladarse cuanto antes la lugar para investigar lo ocurrido.

- Combates en Wadi Barada -

Esta grave escasez es consecuencia de los enfrentamientos en Wadi Barada, a 15 kilómetros al noroeste de la capital.

"Continúan los combates entre las tropas del régimen y su aliado el Hezbolá [chiíes] libanés, por un lado, y los grupos rebeldes y combatientes del Frente Fateh al Sham [exrama siria de Al Qaida], por el otro", informó el director de la ONG con base en Gran Bretaña, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

Wadi Barada, un sector clave rebelde donde se encuentran las principales fuentes de abastecimiento de agua potable para la capital y sus alrededores, es el objetivo que desde hace varios días intentan tomar las fuerzas progubernamentales.

Éstas lanzaron el miércoles por la noche "decenas de ataques aéreos y disparos de artillería sobre algunos sectores de Wadi Barada, matando a un socorrista", según el OSDH.

Turquía, apoyo de los rebeldes, y Rusia, aliado de Damasco, patrocinaron un acuerdo que ha permitido la entrada en vigor de una nueva tregua, la enésima desde el comienzo del conflicto.

Aunque los combates han cesado en la mayor parte de las regiones del país, sí han continuado en Wadi Barada y en algunos otros sectores.

El gobierno acusa a los rebeldes de "contaminar con diésel" las reservas de agua y de haber cortado la red de aprovisionamiento de Damasco.

También sostiene que los yihadistas del Frente Fateh al Sham, excluido de la tregua, están presente en Wadi Barada, hecho que niegan los insurgentes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP