Dos sirios, exmiembros de los servicios secretos del presidente sirio Bashar Al Asad, fueron acusados de crímenes contra la humanidad en Alemania, anunció este martes la fiscalía federal.

Esta decisión abre la vía al primer juicio en el mundo a responsables sirios por los abusos cometidos bajo el régimen de Bashar Al Asad desde que estalló el conflicto, en 2011, según la oenegé alemana ECCHR, que prevé que la audiencia tenga lugar a principios de 2020.

Ambos, presentados en los medios como Anwar Raslan y Eyad al Gharib, habían sido detenidos en febrero, según la oficina de la fiscalía federal, sita en la ciudad de Karslruhe (suroeste).

El mismo día que se produjeron esos dos arrestos, un tercer sospechoso, también sirio, fue detenido en Francia, indicó la fuente en un comunicado.

Los dos arrestados en Alemania, sobre todo Anwar Raslan, son sospechosos de haber llevado a cabo un papel activo en una prisión de Damasco en la que se cometieron actos de tortura.

Anwar Raslan dirigía esa prisión en la que, según la fiscalía, "al menos 4.000 personas" sufrieron torturas desde finales de abril de 2011 a principios de septiembre de 2012. "Al menos 58 personas murieron" a causa de los abusos, según la fiscalía.

Anwar Raslan, exempleado en la dirección de los servicios secretos sirios, desertó del régimen de Asad en 2012 y se instaló en Alemania, como refugiado, dos años después.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes