Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Entrada del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en Luxemburgo, el 10 de diciembre de 2014

(afp_tickers)

Los países de la Unión Europea están obligados a expedir un visado humanitario a quienes soliciten protección internacional contra la tortura, estimó este martes el abogado general de la justicia europea, tras analizar el caso de una familia de Alepo cuya solicitud Bélgica desestimó.

"El Estado miembro, al que un nacional de un país tercero solicita la expedición de un visado (...) por razones humanitarias, está obligado a expedir tal visado si existen razones serias y fundadas" de que el solicitante puede sufrir tortura o tratos inhumanos, anunció el abogado general Paolo Mengozzi en un comunicado del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

El abogado general, cuyas conclusiones suelen seguir los magistrados del alto tribunal europeo en sus sentencias definitivas, analizó el caso de una pareja siria y de sus tres hijos menores de edad, a quienes Bélgica desestimó el 18 de octubre de 2016 un visado de corta duración para viajar al país con el objetivo de pedir asilo.

Uno de los solicitantes, quienes regresaron a Siria un día después de presentar su solicitud el 12 de octubre ante la embajada belga en Líbano, explicaba que un grupo armado le había secuestrado y torturado antes de ser puesto en libertad a cambio de un rescate, recuerda la justicia europea.

La familia, de confesión cristiana ortodoxa, mostraba además su preocupación por una eventual persecución por sus creencias religiosas y por la degradación de la seguridad en Alepo, donde por esas fechas las fuerzas gubernamentales y los combatientes rebeldes luchaban por hacerse con el control total de la ciudad.

Los solicitantes decidieron recurrir el rechazo de Bélgica, que estimaba que los países de la UE no están obligados a admitir en su territorio a todas las personas que viven una situación catastrófica, ante el Consejo del Contencioso de Extranjería belga, que pidió la opinión del TJUE.

En virtud del Código de Visados comunitario y de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, Paolo Mengozzi estima que, en el caso de la familia siria, Bélgica "no pudo llegar a la conclusión" de que estaba dispensada de expedir el visado humanitario dada la situación en el país.

"Resulta innegable que en Siria los demandantes estaban expuestos como mínimo a un riesgo real de sufrir tratos inhumanos de una extrema gravedad", asegura el abogado general, para quien no es necesario que existan lazos entre los demandantes y el país de la UE requerido para obtener un visado humanitario.

Este caso es similar al de otra familia de Alepo con dos hijos, que generó en diciembre una ola de indignación en Bélgica. El secretario de Estado de Asilo, el nacionalista flamenco Theo Francken, defendió entonces su decisión de no otorgarle el visado, pese a una decisión contraria de la justicia belga y la disposición de una familia de Namur (sur) a acogerla.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP