Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ciudadano austríaco Max Schrems espera escuchar el veredicto del Tribunal Europeo de Justicia en Luxemburgo, el 6 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Facebook y los demás gigantes de internet podrían verse obligados a dejar de enviar los datos personales de ciudadanos europeos a Estados Unidos, tras el golpe asestado este martes por la justicia europea en el marco jurídico de estas transferencias transatlánticas.

El caso, planteado por un usuario de Facebook, el austríaco Max Schrems, fue presentado inicialmente en Irlanda, desde donde la empresa estadounidense opera por razones fiscales sus actividades europeas y desde donde transfiere hacia Estados Unidos los datos de todos sus usuarios de la UE.

En su denuncia, Schrems pedía a las autoridades irlandesas que suspendieran la transferencia de sus datos personales hacia Estados Unidos.

El austríaco, presente durante la lectura del fallo, estimaba que las revelaciones de espionaje masivo hechas por el exconsultor de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) Edward Snowden en 2013 evidenciaban que Estados Unidos no protegía sus datos.

La transferencia de datos entre la UE y EEUU se rige por el acuerdo sellado en 2000 entre Bruselas y Washington conocido como 'Safe Harbour' ('Puerto seguro'). Este acuerdo enumera una serie de principios que consideran a Estados Unidos como "un país seguro" y a los que adhieren empresas como Facebook, Google o Apple. Esto permite a esas empresas, según el espíritu de esta legislación europea, desarrollar sus actividades en la UE, respetando la Carta de Derechos Fundamentales del bloque, que protege el derecho a la vida privada.

Pero la justicia europea consideró este acuerdo como inválido.

En particular, el tribunal destaca que el acuerdo alcanza únicamente a las empresas y no a las agencias de inteligencia estadounidenses, que "no están sometidas a dicho régimen".

Precisa también que las empresas estadounidenses están sujetas, por razones de seguridad nacional en Estados Unidos, a permitir el acceso de éstas a los datos de sus usuarios, "de modo que las entidades estadounidenses están obligadas a dejar de aplicar, sin limitación, las reglas de protección" previstas en el acuerdo.

- Un golpe a EUUU -

Esta sentencia fue pronunciada en un caso que implica a la red social internauta Facebook, pero miles de empresas están afectadas por ésta, que pone a la UE y Estados Unidos en la obligación de llenar este vacío jurídico.

"Estamos profundamente decepcionados por la decisión", reaccionó en un comunicado la secretaria de Comercio estadounidense, Penny Pritzker. "Crea una incertidumbre importante a las empresas y consumidores, tanto estadounidenses como europeos, y pone en peligro la economía digital transatlántica, que está en pleno auge", afirmó.

La decisión "es un hito en lo que concierne a la privacidad en línea", estimó Schrems en una declaración. "Aclara que la vigilancia masiva viola nuestros derechos fundamentales. La decisión es un golpe mayor a la vigilancia global de Estados Unidos que reposa principalmente en empresas privadas", agregó.

Las revelaciones de Snowden, reclamado por Estados Unidos y que vive en Moscú, mostraron que el programa PRISM de la NSA de Estados Unidos utilizó a los gigantes de internet estadounidenses, como Apple, Google o Facebook, para recopilar datos de sus usuarios.

"Es una victoria al 100% para Schrems, no es habitual, pero sucede", comentó un experto europeo. "La Comisión ya no puede decir nada", agregó, estimando que "los usuarios de Facebook deben esperar la decisión de la autoridad de control irlandesa".

En su fallo, el tribunal estimó que ninguna legislación europea impide a las autoridades nacionales controlar "las transferencias de datos personales a terceros países". Estimó por lo tanto que la autoridad irlandesa de control "está obligada a examinar la reclamación de Schrems con toda la diligencia exigible" y deberá decidir si "debe suspenderse la transferencia de datos de los usuarios europeos de Facebook a Estados Unidos".

Les autorités irlandaises ont indiqué après la publication de l'arrêt qu'elles allaient faire le nécessaire pour que la justice irlandaise puisse reprendre l'examen de l'affaire "aussi vite que possible".

En una reacción al fallo, Facebook pidió a Bruselas y Washington que provean un marco jurídico seguro. "Facebook, como miles de empresas europeas, depende de una serie de métodos contemplados por la legislación de la UE para transferir legalmente informaciones hacia Estados Unidos desde Europa", indicó la empresa en un comunicado. "Es imperativo que los Gobiernos de la UE y de EEUU garanticen que continúan proveyendo métodos fiables para la transferencia de datos en el marco de la ley y que resuelvan todo tipo de temas relativos a la seguridad nacional", añade.

Según el 'lobby' europeo del sector, DigitalEurope, el acuerdo lo utilizan unas 4.500 empresas de la economía digital para transferir diferentes tipos de informaciones comerciales de los usuarios de internet.

- Una señal fuerte -

El ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, celebró la decisión considerando que se trataba de "una señal fuerte para la protección de los derechos fundamentales en Europa". Según las revelaciones de Snowden, el espionaje estadounidense alcanzó al propio teléfono móvil de la canciller alemana, Angela Merkel.

Las revelaciones de Snowden, que mermaron del lado europeo "la confianza" con Washington, llevaron en 2013 a Bruselas a iniciar el proceso para "actualizar" el acuerdo con Estados Unidos.

La Comisión Europea debe hacer un anuncio este martes por la tarde.

"Estados Unidos no practica ni practicó la vigilancia indiferenciada de nadie, incluidos los ciudadanos europeos", indicó la semana pasada la embajada estadounidense en Bruselas recordando que la UE y EEUU están renegociando una actualización del acuerdo firmado en 2000.

AFP