Los alimentos procedentes de los territorios ocupados por Israel deberán llevar la mención de su lugar de origen y, si es el caso, especificar si procede de una colonia israelí, falló este martes la justicia europea.

"La información que se facilite a los consumidores debe permitirles tomar decisiones con conocimiento de causa", teniendo en cuenta también "consideraciones éticas o relativas al respeto del Derecho Internacional", estima el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

El origen de este caso es una cuestionada decisión del ministerio francés de Economía de noviembre de 2016, que establecía un etiquetado diferente para los productos procedentes de territorios ocupados por Israel.

Las empresas debían así agregar "asentamiento israelí" o una mención similar en los productos alimenticios fabricados en los asentamientos israelíes en Cisjordania y los Altos del Golán, ocupados por Israel desde 1967.

Para establecer esta medida, el ministerio galo se basaba en el reglamento europeo de 2011 sobre la información a los consumidores de los productos alimentarios en venta en la UE.

El Consejo Representativo de Instituciones Judías francés la consideró "discriminatoria", porque habría reforzado el movimiento de BDS (Boicot, Desinversiones, Sanciones) que, según ese organismo, "detesta" a Israel.

Tras recibir una apelación pidiendo su anulación por parte de la Organización Judía Europea (OJE) y la empresa de vinos casher Psagot, el Consejo de Estado francés había planteado sus dudas al alto tribunal con sede en Luxemburgo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes