Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss Kahn, el 26 de febrero de 2013 saliendo de un tribunal de París

(afp_tickers)

La justicia francesa abrió una investigación preliminar por una denuncia de fraude presentada por un exaccionista de un fondo de inversiones en bancarrota que contaba entre sus administradores con el exdirector del FMI Dominique Strauss-Kahn.

La denuncia, presentada a fines de junio por un exaccionista de la firma de inversiones LSK, se refiere a infracciones que pudieron cometerse en Luxemburgo, Chipre y Mónaco.

La Fiscalía abrió la investigación preliminar el 28 de julio, y ahora puede ordenar una instrucción, citar a declarar a las personas mencionadas o archivar el caso, indicaron este viernes fuentes judiciales.

En los últimos cuatro años, Strauss-Kahn ha tenido que hacer frente a problemas legales relacionados con escándalos sexuales, que lo obligaron a abandonar el FMI y a renunciar a sus ambiciones políticas. Hasta el estallido de los escándalos, era mencionado como favorito por el Partido Socialista para la elección presidencial de 2012.

- Jurisdicción cuestionada -

La Fiscalía deberá resolver en primer lugar si la justicia gala está habilitada para tratar denuncias sobre presuntos fraudes cometidos en el extranjero.

El abogado del exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) cuestiona esa competencia, según una fuente próxima al expediente.

El denunciante, Jean-François Ott, expresidente de una inmobiliaria en Luxemburgo, podría alegar que de los cuatro administradores de LSK -Strauss-Kahn, otros dos hombres y una mujer- dos son de nacionalidad francesa, o que la sociedad LSK cotizaba en el índice bursátil Euronext, que tiene su sede en París.

Por otra parte, la investigación deberá determinar si Strauss-Kahn tenía un cargo operativo en LSK, algo que su abogado niega.

Ott afirma haber invertido 500.000 euros en el capital de LSK, en base a un informe sobre la situación financiera de la firma que no se correspondía con la realidad.

Por eso, el 30 de junio presentó una denuncia por "fraude", "abuso de bienes sociales" y "falsificación" contra los exdirectivos de LSK.

Hay en estudio otra denuncia similar, presentada por un exbanquero de Macedonia, según una fuente relacionada con el caso.

Dominique Strauss-Kahn quería convertir a LSK en un fondo especulativo de 2.000 millones de dólares.

Pero el grupo se declaró en quiebra en noviembre de 2014, pocas semanas después del suicidio en Tel Aviv de su fundador, Thierry Leyne.

El exdirigente del FMI había dejado la presidencia del grupo pocos días antes.

Strauss-Kahn explicó el 30 de octubre de 2014 que se había retirado de la firma tras comprobar que "el proyecto no era conforme" a los planes iniciales y aseguró que había descubierto las deudas de la empresa solo unos días antes. Admitió no obstante que ya estaba al tanto de la "reputación contrastada" de Thierry Leyne.

El abril pasado, una fuente judicial reveló que LSK dejó una pasivo de 100 millones de dólares ante 150 acreeedores, entre ellos el fisco de Luxemburgo.

El Fondo LSK fue condenado el 3 de octubre de 2014 a pagar dos millones de euros a la aeguradora Bâloise-Vie Luxembourg por un diferendo financiero.

AFP