Navigation

La libertad de prensa retrocede en Hong Kong en 2015

El jefe ejecutivo del Gobierno de Hong Kong, Leung Chun-ying, compareciendo ante la prensa en Hong Kong el 13 de enero de 2016, tras una reunión para hablar sobre la política de esta antigua colonia británica afp_tickers
Este contenido fue publicado el 30 enero 2016 - 12:08
(AFP)

La libertad de prensa retrocedió de nuevo en Hong Kong en 2015, lastrada por la creciente autocensura y la intervención gubernamental de Pekín que busca ampliar su influencia sobre los medios de comunicación de la ciudad, según un informe publicado este sábado.

La ciudad semiautónoma del sur de China, que Reino Unido entregó a Pekín en 1997, se enorgullece de tener una relativa libertad de expresión en comparación con la información restringida con severidad en la parte continental del país.

"La libertad de prensa en China, Hong Kong y Macao se deterioró aún más en 2015, cuando el Partido Comunista de China utiliza todos los medios a su alcance para controlar los medios de comunicación", dijo la Federación Internacional de Periodistas (FIP) en su Informe sobre la Libertad de Prensa en China.

La publicación de este informe llega cuando la desaparición de cinco trabajadores de una editorial, que estarían detenidos por las autoridades chinas, alimenta la preocupación en la ciudad semiautónoma. Los hongkoneses sienten un mayor control por parte de Pekín.

Los cinco desaparecidos trabajaban para Mighty Current, una editorial famosa por publicar libros embarazosos para el régimen chino.

El caso ha provocado "indignación entre los hongkoneses, muy preocupados por su seguridad personal y la libertad de expresión", comenta la federación de periodistas en su informe.

Muchos critican a Pekín por pisotear el principio de "un país, dos sistemas", instituido con la entrega de Hong Kong en 1997. Entonces, se acordó que la antigua colonia británica mantuviera su modo de vida y sus libertades durante 50 años.

La FIP estima que el partido comunista utiliza su "considerable riqueza" para reforzar su influencia en la región de cara a la elección del jefe del gobierno local en 2017.

En la China continental, la situación debería "empeorar aún" en 2016, según el informe presentado en el club de corresponsales extranjeros de Hong Kong.

La FIP acusa a las autoridades chinas de haber detenido y acosado a periodistas, y de haberlos presionados de varias formas para influir sobre su cobertura de la actualidad.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo