Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre conduce una moto en la ciudad siria de Salma, recientemente tomada por las fuerzas gubernamentales, el 15 de enero de 2016

(afp_tickers)

Las fuerzas del régimen sirio contaron con la ayuda de aviones rusos para arrebatar el control de la ciudad de Salma a los rebeldes, pero también con un arma hasta ahora poco empleada: la moto.

Los combatientes recurrieron a decenas de motocicletas para abrirse paso en las callejuelas de Salma, un bastión de los rebeldes y del Frente Al Nosra en la provincia de Latakia (oeste).

"Nos fueron muy útiles por su rapidez y agilidad", declara Hany, un soldado de 25 años. "Es más difícil perseguir sobre dos ruedas", que además es "demasiado ligero para desencadenar la explosión de una mina", explicó a un periodista de la AFP durante un desplazamiento organizado por el ejército en Salma.

El soldado afirma haber conducido su moto la mayor parte de los nueve meses que duró la batalla callejera para reconquistar la ciudad caída en manos rebeldes en 2012. Muchas de sus calles son intransitables para los coches blindados o los tanques.

"Nuestra forma de combatir ha cambiado desde el comienzo de la guerra y hemos ajustado nuestros métodos ofensivos", explica el soldado al bajar de la moto cubierta de lodo.

Al igual que él, muchos soldados coinciden en que las motocicletas fueron claves en la reconquista de esta localidad situada en las montañas de Latakia, feudo de la minoría alauí, de la que procede el presidente Bashar Al Asad.

"El uso de más de 80 motos fue decisivo para la victoria durante las últimas 72 horas", afirma un comandante. "Nos permitieron evacuar a los heridos, transportar armas ligeras y comida", dijo.

La circulación en motocicleta ayuda asimismo a esquivar los disparos de francotiradores rebeldes que apuntan a los vehículos encargados de abastecer a las fuerzas gubernamentales.

- El ejemplo de Hezbolá -

El comandante reconoce que las fuerzas gubernamentales recurrieron a una táctica empleada desde hace tiempo por los rebeldes, pero también por sus aliados del Hezbolá chií libanés. "Nos dimos cuenta de la gran flexibilidad y la rapidez que proporcionan las motos", añade.

Reda Haj, un soldado de 38 años, afirma haber visto por primera vez a los combatientes de Hezbolá hacer la guerra en moto en Qalamun, una región montañosa cercana a la frontera libanesa. El apoyo de Hezbolá ha sido determinante en varios frentes en los que combatía el régimen.

Las motos entraron en acción hace nueve meses, cuando el ejército lanzó una nueva ofensiva en Salma. Las motos transportaban "provisiones, municiones y evacuaban a los heridos de las zonas inaccesibles para las ambulancias", explica Reda Haj.

La batalla por Salma fue encarnizada, como dan fe los boquetes en las fachadas de los edificios.

Sentados alrededor del fuego, varios soldados saborean la victoria bebiendo mate. "Llevo nueve meses sin guardar el arma", reconoce uno de ellos, Abdul Karim Mahfuz. "Estábamos siempre alerta... Pero hoy sostengo una taza de té", sonríe este soldado de 26 años.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP