Navigation

La ofensiva turca en Siria aún no ha cruzado la línea roja, dice EEUU

Una columna de humo se eleva cerca de llamas desde la ciudad siria de Tal Abyad, en una foto tomada desde el lado turco de la frontera, en Akcakale el 10 de octubre de 2019, en el segundo día de la operación militar lanzada por Ankara contra las fuerzas kurdas. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 10 octubre 2019 - 21:49
(AFP)

La ofensiva de Turquía contra las fuerzas kurdas en el norte de Siria no ha cruzado la línea roja trazada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien pidió a sus diplomáticos que mediaran para un cese el fuego, dijo este jueves un funcionario estadounidense.

En un momento en que Washington retiró tropas de posiciones clave en la región, abriendo una vía para una ofensiva de Ankara, el funcionario fue interrogado sobre qué tipo de acción cruzaría el vago límite marcado por Trump, que amenazó con sancionar a la economía turca, si la operación en Siria sobrepasaba "los límites", sin precisar donde estaba la línea roja.

El funcionario citó como ejemplo una "limpieza étnica" o ataques "indiscriminados" contra población civil. "Hasta ahora no hemos visto ejemplos significativos de eso, pero estamos muy al comienzo", dijo a los periodistas al hablar bajo condición de anonimato.

Turquía inició el miércoles por la noche una ofensiva contra las milicias kurdas en el norte de Siria.

Esta operación generó críticas internacionales y en Nueva York, al cabo de una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU, los cinco países europeos miembros -Francia, Alemania, Bélgica, Reino Unido y Polonia-, exigieron el cese de esta "acción militar unilateral".

El presidente Donald Trump le encomendó a diplomáticos estadounidenses que trabajaran para un cese el fuego entre Turquía y las fuerzas kurdas en Siria, dijo el funcionario.

"Hemos recibido el encargo del presidente de intentar ver si hay un terreno de entendimiento entre los dos campos y si hay forma de que podamos labrar un cese el fuego", indicó el funcionario, después de que Trump se expresó en este sentido.

Las milicias kurdas fueron un aliado clave de Estados Unidos en la lucha contra el "Califato" proclamado por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y estiman que perdieron unos 11.000 combatientes en esta guerra.

La decisión de Trump generó críticas en Estados Unidos - incluso de los republicanos - de que había abandonado a los kurdos y que esto podría abrir una vía a un resurgimiento del grupo EI.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.