AFP internacional

Un grupo de mujeres y niñas hace cola para recibir alimentos el 6 de abril de 2017 en la parte occidental de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak

(afp_tickers)

La afluencia de civiles desplazados de Mosul, arrasada por los combates, alcanzó niveles inéditos y los cooperantes no logran ayudar a los que lo necesitan, informó este jueves la coordinadora humanitaria de la ONU en Irak.

Las fuerzas iraquíes, apoyadas por una coalición internacional antiyihadista liderada por Washington, lanzaron el 17 de octubre una ofensiva para expulsar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) de Mosul, al norte del país, su último gran bastión urbano en Irak.

A finales de enero y tras devastadores combates, las fuerzas iraquíes se apoderaron de la parte oriental de Mosul (norte) y, el 19 de febrero, lanzaron el asalto para reconquistar la parte occidental, densamente poblada. Según el ejército, los yihadistas controlan ya solo un poco más del 10% de esta zona.

"El número de personas que huye de sus casas en la parte occidental de Mosul es enorme", dijo Lise Grande en un comunicado, sin dar cifras.

No obstante, la ONU calcula en más de 700.000 los iraquíes que huyeron de Mosul desde hace siete meses, de los que 500.000 abandonaron sus casas en la parte occidental desde mediados de febrero.

"Estamos hablando de un número muy significativo de familias que dejan todo atrás. Huyen en circunstancias muy difíciles. Numerosas personas viven en la inseguridad alimentaria y no han tenido acceso a agua potable y a medicamentos desde hace semanas, incluso meses", según Grande.

El Gobierno iraquí, la ONU y sus socios instalaron campos alrededor de Mosul para ayudar a los civiles que llegan, algunos de ellos hambrientos, o a los que los yihadistas han usado como escudos humanos.

Grande afirmó que las organizaciones humanitarias están superadas por la afluencia: "Cada vez es más difícil asegurar a todos los civiles la ayuda y protección necesarias".

La coordinadora advirtió de que cerca de otros 200.000 civiles, aún bloqueados en la ciudad vieja en el oeste de Mosul, podrían huir en las próximas semanas.

AFP

 AFP internacional