Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en una rueda de prensa consagrada a las negociaciones sobre Chipre, el 30 de junio de 2017 en Crans-Montana, Suiza

(afp_tickers)

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó este viernes a los dirigentes chipriotas a aprovechar "la oportunidad histórica" que se presenta en las negociaciones de paz que se llevan a cabo en Suiza y que apuntan a reunificar la isla, dividida desde hace 40 años.

"Creo firmemente que gracias a la determinación y la voluntad política, será posible franquear este último obstáculo y alcanzar una solución global", dijo Guterres en una rueda de prensa.

El miércoles comenzó una nueva ronda de negociaciones en Suiza con la presencia del presidente chipriota, Nicos Anastasiades, y de su homólogo turco-chipriota, Mustafa Akinci, así como representantes de los "garantes" de la seguridad de la isla (Grecia, Turquía y Gran Bretaña, expotencia colonial).

La última ronda de negociaciones terminaron en enero con un fracaso, pues las partes no se pusieron de acuerdo sobre la seguridad del futuro Estado, tema que esta semana sigue exacerbando las tensiones entre las delegaciones de las dos partes de Chipre.

Para Guterres, que llegó este viernes por la mañana a Suiza, esta nueva reunión ofrece "una oportunidad histórica para alcanzar una solución global al conflicto".

El mediador de la ONU, el noruego Espen Barth Eide, estimó que se trata de la "mejor oportunidad" de concluir un acuerdo de reunificación.

Pero antes de que comience la ronda, reconoció que las posiciones sobre el espinoso tema de las garantías de seguridad del futuro Estado son "diametralmente opuestas".

La isla, que cuenta un millón de habitantes, está dividida desde 1974, cuando el ejército turco invadió la parte norte, en reacción a un golpe de Estado de los chipriotas griegos, que querían anexarla a Grecia, algo que preocupaba mucho a la minoría chipriota turca.

Desde entonces, los cascos azules de la ONU, incluyendo contingentes de varios países latinoamericanos, en particular de Argentina y Brasil, controlan la llamada "línea verde", una zona desmilitarizada que separa ambas comunidades.

Los chipriotas turcos viven en la llamada República Turca de Chipre del Norte (RTCN), reconocida únicamente por Turquía, que tiene estacionados allí a unos 35.000 soldados.

La República de Chipre, en tanto, ingresó a la Unión Europea en 2004 y ejerce su control en la parte sur.

La presencia militar turca es la que dificulta la solución al litigio.

Unas 2.000 personas murieron en los enfrentamientos entre las dos comunidades entre 1963 y 1974. Décadas después, unas 1.200 personas continúan desaparecidas, según el Comité de desaparecidos.

Cualquier acuerdo alcanzado entre las dos partes deberá ser sometido a referendo, tanto del norte como del sur de la isla.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP