Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados de Kenia llegan a Sudán del Sur, el 9 de noviembre de 2016

(afp_tickers)

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas reclamó de nuevo este lunes el "despliegue rápido" en Sudán del Sur de una fuerza militar regional bajo el mandato de la ONU, indicó su presidente al finalizar las consultas a puertas cerradas.

Después de un brote de violencia entre rebeldes y fuerzas regulares en julio pasado, Naciones Unidas autorizó el despliegue de 4.000 soldados adicionales para que se sumaran a los 13.000 cascos azules ya presentes en Sudán del Sur en el marco de la misión de la ONU en ese país (Minuss).

Según el embajador sueco Olof Skoog, que preside el Consejo en enero, los 15 países miembros "pidieron al gobierno (de Sudán del Sur) trabajar de manera constructiva con la ONU en favor de un despliegue rápido" de esta fuerza africana, en la cual Ruanda y Etiopía prometieron contribuir.

También reclamaron que se ponga fin a las "obstrucciones" que encuentra la Minuss.

El Consejo preconizó igualmente el relanzamiento de un "proceso político inclusivo" para intentar poner fin a la guerra civil que dura desde hace tres años y reclamó "el fin de la impunidad" para los autores de exacciones contra civiles.

Los 15 países deploraron "la continuación de los combates en todo el país" y los obstáculos al envío de ayuda humanitaria.

Los 15 embajadores se reunieron en esta ocasión con el mediador regional en este conflicto, el expresidente de Botsuana Festus Mogae.

Esta es la primera reunión del Consejo sobre el país africano desde el fracaso de un proyecto de resolución que prevé imponer un embargo sobre las armas y sanciones contra los responsables gubernamentales y rebeldes.

Este proyecto estadounidense fue rechazado el 23 de diciembre último, con sólo siete votos favorables y ocho abstenciones.

Para ser adoptada, una resolución debe obtener las voces de al menos nueve miembros y no estar bloqueada por ningún veto.

Según un informe reciente y confidencial de la ONU, los retrasos administrativos y los desacuerdos sobre la seguridad del aeropuerto de Juba frenan el despliegue de la nueva fuerza militar regional.

El gobierno sursudanés aceptó este despliegue a fines de noviembre.

La guerra civil en Sudán del Sur dejó decenas de miles de muertos y más de 3 millones de desplazados.

El conflicto se inició el 15 de diciembre de 2013 entre unidades rivales del ejército, minada por antagonismos político-étnicos alimentados por la rivalidad a la cabeza del régimen entre Salva Kiir y su exvicepresidente Riek Machar.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP