Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un partidario del partido Combatientes por la Libertad Económica corre hacia el Tribunal Constitucional, en Johannesburgo, encargado de la presunta renovación de la casa del presidente Jacob Zuma con dinero público, el 9 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Los dos principales partidos de oposición en Sudáfrica se manifestaron este martes ante el Tribunal Constitucional de Johannesburgo para exigir que el presidente Jacob Zuma devuelva parte de los 20 millones de euros de dinero público que gastó para renovar su residencia privada.

Cerca de 5.000 miembros del partido radical de izquierda EFF (Combatientes por la Libertad Económica) gritaban "¡Zuma tiene que irse!" y "¡Devuelve el dinero!", el mismo eslogan que se oye en el Parlamento desde hace dos años cada vez que aparece el jefe de Estado.

El escándalo de Nkandla, el pequeño pueblo donde se encuentra la propiedad, se ha convertido en un problema para el presidente y en un símbolo de las acusaciones de corrupción contra su Gobierno y su partido, el Congreso Nacional Africano (ANC).

"Dijimos que el presidente estaría un día en el tribunal y nadie nos había creído", dijo Julius Malema, el líder del EFF, ante sus partidarios. "¡El presidente tendrá que devolver el dinero!", gritó.

El escándalo se aceleró a principios de 2014, cuando la mediadora de la República, que supervisa el uso del dinero público, entregó un informe que acusaba a Zuma de haberse beneficiado indebidamente de las obras de su casa y recomendó que reembolsara parte del dinero.

Ahora, el Tribunal Constitucional debe decidir si estas recomendaciones son legalmente vinculantes.

"Afirmamos que el desprecio del presidente hacia la mediadora de la República contraviene sus obligaciones definidas por la Constitución", dijo el abogado de EFF, Wim Trengove, en el tribunal, desde el que se oían los gritos de los manifestantes en el exterior.

La audiencia fue retransmitida en directo por televisión.

"Este caso va mucho más allá de la cuestión del poder de la mediadora", explicó Anton Katz, abogado del partido liberal Alianza Democrática (DA). "Hubo abuso de bienes públicos a un nivel extraordinario a beneficio de una sola familia, en un país donde la mayoría de familias acceden a duras penas a la comida, la educación, la salud y el alojamiento", añadió.

El ANC, que llegó al poder hace 22 años con Nelson Mandela tras el fin del apartheid, podría perder muchos votos en las próximas elecciones municipales de agosto.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP