Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro británico de Defensa, Fallon, habla sobre las fuerzas de paz de la ONU el 8 de septiembre de 2016 en Londres

(afp_tickers)

La Unión Europea y la OTAN despejaron este martes el camino hacia una mayor cooperación europea en materia de defensa, a la que se opone Londres, una de las prioridades de los países del bloque en un futuro sin Reino Unido.

"No hay contradicción entre una defensa europea fuerte y una OTAN fuerte. En realidad, las dos se refuerzan mutuamente", declaró el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, en Bratislava, donde participó en una reunión de ministros europeos de Defensa.

El 16 de septiembre en la capital eslovaca, los países europeos, reunidos sin Reino Unido, abogaron por intensificar la defensa y la seguridad para responder a los preocupaciones de 500 millones de europeos generadas tras la decisión de los británicos de abandonar el bloque.

El ministro británico de Defensa, Michael Fallon, reiteró la oposición de Reino Unido a "cualquier idea de Fuerzas Armadas europeas" y explicó que otros países europeos temen que un ejército común "invadiría" su soberanía.

"La OTAN debe seguir siendo la piedra angular de nuestra defensa y de la defensa de Europa" y la idea de una defensa europea implica "socavar" la autoridad de la Alianza Atlántica, aseguró.

La titular de la diplomacia europea, Federica Mogherini, tuvo que salir al paso de estas declaraciones y, en una rueda de prensa, aseguró que no escuchó "ni una sola vez la palabra veto, ni la palabra bloqueo, ni la de ejército".

Reforzar la defensa europea, es "utilizar [mejor] los instrumentos ya previstos en los tratados" europeos, dijo Mogherini, impulsora de la Estrategia Global de la UE, que busca crear una sólida industria europea de defensa y luchar contra el terrorismo.

Un ejemplo de estos instrumentos son los 'battle groups', compuestos por unos 1.500 hombres en alerta y desplegados en una veintena de países europeos, pero que "nunca se han utilizado en diez años por falta de voluntad política", lamentó la responsable de la diplomacia europea.

Y, entre las prioridades identificadas durante la reunión, especialmente en las propuestas planteadas por Francia y Alemania, figura la capacidad de desplegar más rápidamente misiones civiles y militares.

La UE lleva a cabo actualmente 17 en todo el mundo, entre ellas seis militares.

"La defensa europea es el desafío para Europa", había dicho el jefe de Estado francés, François Hollande, en la cumbre a 27 de Bratislava, donde los líderes acordaron medidas económicas, de seguridad y de defensa.

La Comisión Europea reclama recursos militares comunes entre países del bloque, complementarios a los de la OTAN, así como la creación de un cuartel general único y de un fondo europeo de defensa para estimular la industria militar.

La voluntad de los británicos de abandonar el bloque añadió una nueva crisis a una UE a la defensiva desde la crisis financiera de 2008 y la más reciente crisis migratoria, pasando por los atentados yihadistas en el corazón de Europa.

Para tratar de insuflar vida a una UE debilitada, los líderes europeos tienen previsto aprobar las medidas que empezaron a debatir en Bratislava en una cumbre en Roma en marzo con motivo del 60º aniversario del tratado fundador del proyecto europeo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP