Navigation

La petrolera británica BP se compromete a alcanzar la neutralidad de carbono en 2050

Bernard Looney, nuevo director general del gigante británico de los hidrocarburos BP, en una imagen del 4 de octubre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 12 febrero 2020 - 12:26
(AFP)

El gigante británico de los hidrocarburos BP, bajo creciente presión para que reduzca su impacto medioambiental, prometió el miércoles alcanzar la neutralidad de carbono en 2050, aunque se mantuvo muy impreciso sobre cómo pretende lograrlo.

Este proyecto está dirigido por el nuevo director general del grupo, Bernard Looney, que lleva una semana en el cargo y prometió en un comunicado "reinventar BP".

Los grupos petroleros, una de las industrias más contaminantes del planeta, se enfrentan a una presión cada vez mayor por parte de la opinión pública y los movimientos ecologistas para que se impliquen en la lucha contra la crisis climática.

BP afirmó en el comunicado que su compromiso concernirá tanto las emisiones de gases con efecto invernadero producidas por sus propias operaciones, como las relacionadas con el petróleo y el gas que produce.

Dio sin embargo muy poca información sobre las medidas que se propone aplicar para alcanzar su objetivo, salvo que quiere aumentar la proporción, todavía muy limitada, de sus inversiones en actividades más ecológicas, actualmente en torno al 5%, sin dar ninguna cifra.

Además, el grupo afirmó querer reducir en un 50% en 2050 la intensidad de carbono de los productos que vende a sus clientes y reducir las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero mucho más poderoso que el CO2, de todas sus operaciones de producción de hidrocarburos.

"Necesitamos una rápida transición a la neutralidad de carbono. Será sin duda un reto, pero también una oportunidad fabulosa", afirmó Looney, que debía hablar por primera vez como director general de BP en un acto el miércoles por la tarde en Londres.

La oenegé ecologista Greenpeace pidió a BP que redujera o renunciase a su plan de invertir decenas de miles de millones de dólares en la exploración de petróleo y gas.

Antes de tomar medidas como esta, el grupo tiene que convencer a sus accionistas, ya que obtiene la mayor parte de sus beneficios de los hidrocarburos, lo que le permite pagar importantes dividendos.

"Sólo podemos repensar la energía si somos fuertes, capaces de pagar dividendos a nuestros accionistas y generar suficiente dinero para invertir en actividades de bajo carbono", afirmó Looney, que emprenderá una reorganización del grupo.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.