Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un pelotón de policías, durante una manifestación anticorrupción el 5 de diciembre de 2016 en la ciudad de Alhucemas, en la región marroquí del Rif (noreste)

(afp_tickers)

La policía empezó a retirarse esta semana de los centros de Alhucemas e Imzouren, dos ciudades de la región marroquí del Rif (noreste) donde se viven protestas desde hace ocho meses, indicó el gobernador provincial.

Las primeras retiradas se hicieron "progresivamente en Imzuren y en la plaza Mohamed VI, en Alhucemas", dijo el lunes a la prensa el nuevo gobernador de la provincia de Alhucemas, Fuad Churak.

"Son señales profundas, espero que todo el mundo las recibirá (...) La retirada se hará por etapas", añadió Churak, asegurando que sigue las "directrices" del rey de Marruecos para "garantizar las libertades" en la región.

Por otra parte, un habitante de Alhucemas contactado este martes por la AFP confirmó que la policía se ha retirado de la plaza central. "Todavía quedan algunos [policías] de civil, así como vehículos aparcados al lado de una comisaría cercana, como en tiempo normal", explicó.

En las redes sociales se publicaron fotos y vídeos de esta plaza, ahora sin policías, en contraste con las imágenes de las últimas semanas en las que se veían agentes protegidos con cascos.

Desde hace ocho meses, estas dos ciudades del Rif, una región tradicionalmente rebelde, son el epicentro de un gran movimiento de protesta que pide el desarrollo de la región.

Sus principales líderes fueron detenidos en mayo, pero las manifestaciones continúan casi a diario, primero pacíficas y luego con choques con la policía, que el 26 de junio fueron especialmente violentos.

La principal reivindicación de los que protestan es ahora la liberación de los detenidos, así como el fin de la "militarización" de la provincia, en referencia a la presencia polical.

AFP