Las propuestas de Francia de reformar el proceso de adhesión a la Unión Europea (UE), después de bloquear en octubre el inicio de negociaciones con Macedonia del Norte y Albania, dividió este martes a los ministros europeos en Bruselas.

"Escuchamos la propuesta francesa (...) Hubo países que la acogieron y otros que expresaron preocupaciones", reconoció en rueda de prensa la ministra finlandesa Tytti Tuppurainen, cuyo país ejerce la presidencia pro témpore del bloque.

Francia presentó por primera vez a sus socios europeos su propuesta para reformar el proceso de adhesión durante el encuentro, si bien no se discutió precisamente sus planes, sino que cada país pudo exponer su visión sobre la ampliación.

El debate sirvió para reafirmar el compromiso de los europeos con los Balcanes occidentales, aseguró Tuppurainen, quien aplazó cualquier decisión sobre una eventual reforma a la llegada de la nueva Comisión el 1 de diciembre.

"La perspectiva europea de los Balcanes occidentales no está en cuestión, se desea", apuntó la ministra francesa de Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin, para quien hubo "unanimidad" sobre una voluntad de reforma.

Sin embargo, el malestar con el veto de Francia a iniciar las negociaciones con Macedonia del Norte y, junto a otros países, con Albania sigue patente, un "error", en palabras del responsable italiano Vincenzo Amendola.

"El aislamiento de Francia, sobre todo en lo que respeta a Macedonia del Norte, sigue siendo evidente", según un diplomático europeo, quien advirtió contra utilizar las discusiones sobre una reforma para aplazar decisiones.

Seis países -Austria, Italia, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia y Polonia- abogan por dar el visto bueno a la negociación con Tirana y Skopie en una cumbre en marzo y urgen a la Comisión a presentar en enero propuestas sobre cómo mejorar la "eficacia" del proceso.

Francia condiciona no obstante su acuerdo sobre ambos países a que el resto de miembros de la UE acepten previamente su plan de reforma del proceso.

El gobierno francés defiende un enfoque por etapas organizado en torno a bloques políticos y con beneficios inmediatos para los países candidatos, autorizados a participar en programas de la UE y, "en su defecto", a beneficiarse de financiación.

Para París, la "verdadera cita" sobre la ampliación a los Balcanes será no obstante la cumbre de Zagreb prevista en mayo.

El último país de los Balcanes occidentales en convertirse en miembro del bloque fue Croacia en 2013, nueve años después de Eslovenia. Serbia y Montenegro negocian con la UE desde 2014 y 2012, respectivamente, y Macedonia del Norte y Albania esperan el visto bueno para empezar.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes