Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos migrantes se calientan en una hoguera en un campamento improvisado cerca de la localidad macedonia de Tabanovce, fronteriza con Serbia, el 9 de marzo de 2016

(afp_tickers)

La ruta de los Balcanes quedó cerrada este miércoles luego de que Eslovenia decidiera no dejar pasar a más refugiados por su territorio, una medida destinada a desanimar a los nuevos migrantes, pero que aumenta el riesgo de una crisis humanitaria en Grecia.

"La ruta (de los Balcanes) para la inmigración clandestina ya no existe", declaró el primer ministro esloveno Miro Cerar, luego de que su país comenzara el martes de noche a aplicar restricciones fronterizas a los migrantes indocumentados y sin visados. Croacia y Serbia la imitaron, en tanto Macedonia no permitió entrar a ningún migrante desde Grecia a partir del lunes.

En el caso de Serbia, entre 1.500 y 2.000 migrantes quedaron bloqueados en su territorio sin poder continuar la ruta. La vecina Hungría envió efectivos de resfuerzo a su frontera en la que ya hay barreras alambradas de púas.

Ahora, salvo excepciones "humanitarias", solo podrán entrar a Eslovenia los refugiados que quieran solicitar el asilo en ese país, lo que representa una ínfima minoría entre las 850.000 personas que llegaron el año pasado a las islas griegas, que se han convertido en la puerta de entrada a Europa.

Los países de la Unión Europea (UE) no quisieron decretar oficialmente el lunes en Bruselas el cierre de esta ruta, en donde se ha creado un corredor "humanitario" por donde pasan desde hace varios meses los migrantes que buscan llegar al norte de Europa.

La decisión de Eslovenia aumenta un poco más la presión sobre la UE y Turquía para finalizar un acuerdo que busca encontrar una solución a esta crisis.

Con este acuerdo, criticado por oenegés y algunos países europeos, Turquía aceptaría la readmisión en su territorio de todos los migrantes que lleguen ilegalmente a las costas griegas, incluidos los solicitantes de asilo sirios. A cambio, la UE se compromete a traer desde Turquía a un número de refugiados sirios equivalente al de migrantes expulsados de ese origen.

El gobierno austriaco aplaudió la decisión eslovena, que -dijo- desalentará a los migrantes.

"Se elimina el incentivo para que la gente busque llegar a Europa", estimó el ministro austriaco de Relaciones Exteriores, Sebastian Kurz.

"La política de 'invitación' dio falsas esperanzas y explica que hoy haya personas bloqueadas en Grecia", añadió el ministro, en una alusión clara a la canciller alemana Angela Merkel que abrió el verano pasado las puertas de su país a los refugiados sirios.

- Grecia 'bajo presión' -

El cierre de la ruta de los Balcanes aumenta el riesgo de que estalle una crisis humanitaria en Grecia, en donde más de 36.000 migrantes se encuentran bloqueados. Alrededor de 13.000 siguen varados en Idomeni, en la frontera con Macedonia, en condiciones infrahumanas.

"Grecia está bajo presión", admitió el primer ministro esloveno Miro Cerar. "Hasta ahora no ha cumplido con sus compromisos, o apenas. Ahora, Grecia debe moverse, y vamos a ayudarle todos", señaló.

La Unión Europea ofreció la semana pasada 700 millones de euros de ayuda humanitaria a sus países miembros confrontados a la llegada masiva de migrantes, entre ellos Grecia.

Las autoridades griegas buscarán ahora "convencer a los refugiados bloqueados en su territorio que vayan temporalmente a centros de acogida", indicó a la AFP una fuente gubernamental.

Atenas, que recibirá una ayuda financiera de la UE, decidió contratar a 5.000 desocupados para afectarlos a los centros de acogida.

Los dirigentes europeos deben analizar y finalizar el plan de acción con Turquía, con lo que espera poder cambiar la situación actual, desde aquí hasta una cumbre en Bruselas el 17 y 18 de marzo.

El acuerdo incluye también aumentar de 3.000 a 6.000 millones de euros la ayuda prometida por la UE a Turquía para que pueda acoger a los refugiados en su territorio.

Este miércoles en Estrasburgo (Francia), los eurodiputados cargaron las tintas contra este proyecto de acuerdo, acusando a los dirigentes de la UE de haber "cedido al chantaje" de Ankara.

"Vemos acusaciones injustas contra Turquía (...) Es como si el dinero fuera donado a Turquía, como si ésta mendigara", lamentó el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu.

Los días de la inmigración irregular hacia Europa "han terminado", dijo por su parte el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, quien estima que ha habido importantes progresos.

Optimismo que no comparte el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, que se declaró "profundamente preocupado" por el acuerdo esbozado entre Ankara y la UE.

"Estoy profundamente preocupado por cualquier arreglo que implique el retorno indiscriminado de gente de un país a otro, que no detalle las garantías de protección de los refugiados en virtud del derecho internacional", señaló Grandi ante el Parlamento de Estrasburgo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP