Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El comisario europeo de Seguridad, Julian King, posa en la sede de la Comisión Europea en Bruselas durante una entrevista con la AFP, el 23 de enero de 2017

(afp_tickers)

El comisario europeo de Seguridad, Julian King, urgió a "tomar conciencia" del aumento de las ciberamenazas en Europa, ya sea de origen delictivo o con el objetivo de desestabilizar políticamente.

En una entrevista con la AFP, el representante británico en el Ejecutivo comunitario pide también que la UE comparta los datos biométricos en posesión de los países del bloque para luchar especialmente contra los terroristas que hacen uso de varias identidades, como el autor del atentado de Berlín en diciembre.

"El cibercrimen tiene un coste estimado de cerca de 60.000 millones de euros en 2016 para la economía europea", un monto que no parará de aumentar, destaca King, invitado este martes a una conferencia internacional sobre la ciberseguridad en Lille, en el norte de Francia.

"Y cada vez más 'hackers' utilizan el ciberespacio para sembrar dudas en nuestros sistemas políticos", añade en referencia a las preocupaciones expresadas por las autoridades británicas y alemanas respecto a los ciberataques políticos que procederían de Rusia.

"A las personas que intentan hacer esto, con objetivos delictivos o con otros objetivos, les gustaría trabajar en la sombra", apunta el comisario. "La primera cosa que podemos hacer es sacarlo a la luz para que la gente tome conciencia de la amenaza".

-'Chantajes en línea'-

Para King, estas amenazas exigen una reacción de todos los actores, desde los particulares que deben "seguir las instrucciones de seguridad de sus cuentas bancarias" hasta los actores públicos y privados que deben preocuparse de la seguridad de las redes, pasando por los países del bloque que deben reforzar su cooperación.

La Comisión "acaba de lanzar una nueva colaboración público-privada, que esperamos que pueda generar 1.800 millones de euros de inversión en la investigación" en ciberseguridad, celebra el comisario.

Entre las iniciativas a llevar a cabo en el sector privado, el político británico cita una cooperación liderada por la Europol contra el 'chantaje en línea', una técnica consistente en reclamar a individuos o a empresas dinero para desbloquear sus ordenadores atacados a distancia.

"Existe toda una gama de programas, podemos facilitar las herramientas de desbloqueo sin que el usuario tenga que pagar. Más de 2.500 aparatos se descodificaron gratuitamente así en Europa el año pasado", asegura.

Reforzarse contra el cibercrimen permitirá también ser menos vulnerables frente a las "amenazas híbridas", que incluyen los ciberataques que buscan desestabilizar sus blancos, explica. El propio Ejecutivo comunitario "registró el año pasado un 20% más de ataques" respecto al año anterior.

"Somos blancos y, en ocasiones, son ataques importantes", confiesa King, que rechaza dar más detalles sobre la naturaleza y los eventuales daños causados por estos ciberataques. "Nuestros esfuerzos son más eficaces, si evitamos dar todos los detalles".

- Más biometría -

Respecto a la lucha contra el terrorismo, Julian King admite problemas "de organización interna o de tradiciones diferentes" entre países a la hora de compartir información, aunque asegura que las mentalidades están cambiando.

Para mejorar la eficacia de los ficheros que permiten intercambiar datos de identificación de personas entre países de la UE, "propondremos esta semana avanzar en la idea de una interfaz de gestión única", para que policías o agentes fronterizos "puedan consultar en una sola vez todos los ficheros a los que tienen acceso".

La UE también trabajará en la puesta en marcha de un "sistema unificado para la gestión de la identidad", que incluya datos de biometría.

"En ataques recientes como el de Berlín, vemos que los sospechosos han utilizado varias identidades. Con la información biométrica, tenemos la posibilidad de reforzar nuestra defensa contra estos abusos", estima King, que urge a un mayor uso de la biometría en los futuros ficheros pero también en los "sistemas ya existentes".

Julian King, que debería ser el último comisario europeo de Reino Unido, está convencido de que la UE conservará vínculos fuertes con Londres en materia de seguridad tras la salida de su país del bloque.

"Constato que Theresa May repitió en varias ocasiones que quiere continuar con el refuerzo de la cooperación en la lucha contra el terrorismo y el crimen, incluso después del Brexit".

AFP