Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Michel Barnier, el negociador europeo para el Brexit, en un Comité Europeo Económico y Social el 6 d ejulio de 2017 en Bruselas

(afp_tickers)

El negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, afirmó este jueves que no existe "ninguna justificación razonable" para una falta de acuerdo en las negociaciones de salida del Reino Unido de la Unión Europea, 11 días antes del inicio de la segunda ronda.

"No habría, en mi opinión, ninguna justificación razonable, ninguna razón para agravar las consecuencias del Brexit. Por eso queremos un acuerdo", dijo Barnier en una intervención ante representantes de la sociedad civil europea en Bruselas.

Para el negociador en nombre de los 27, "un acuerdo equilibrado es de lejos preferible a una falta de acuerdo". "Una ausencia de acuerdo agravaría la situación (...) El Reino Unido tendría más que perder que sus socios", agregó.

Casi un año después de la victoria del Brexit en un referéndum en Reino Unido, las negociaciones de divorcio comenzaron formalmente el 19 de junio, con el objetivo de alcanzar un acuerdo antes de la marcha de los británicos prevista para finales de marzo de 2019.

En su primera ronda de conversaciones, ambas partes acordaron negociar primero las prioridades europeas para la salida: los derechos de los ciudadanos residentes en el Reino Unido y la factura a pagar por Londres con su marcha, así como la situación de la frontera en la isla de Irlanda.

Barnier reiteró este jueves que quiere avances "en paralelo" en estos tres puntos, para poder iniciar las discusiones sobre un futuro marco de relaciones diplomáticas, que podría incluir un acuerdo de libre comercio deseado por Londres.

"Una falta de acuerdo haría que nuestra relación comercial con el Reino Unido reposara sobre el régimen de la Organización Mundial del Comercio" (OMC), subrayó el negociador europeo, recordando que esto implica derechos de aduanas de casi un 10% para la importación de vehículos, por ejemplo.

Los derechos de aduana para el "cordero" y el "pescado", que el Reino Unido exporta en su mayoría al resto de países de la UE, serían de "un 19% de media", agregó Barnier.

En Londres, un portavoz del gobierno británico reaccionó a las palabras del negociador europeo destacando la importancia de una futura "relación comercial con un mínimo de fricción entre el Reino Unido y la UE. Nosotros queremos un acuerdo de libre comercio global y un nuevo acuerdo aduanero", añadió.

La próxima ronda de negociaciones tendrá lugar la semana del 17 de julio, a la que le seguirá la tercera a finales de agosto.

AFP