Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La ministra danesa de Inmigración, Integración y Vivienda, Inger Stojberg, y el comisario europeo para Migración y Asuntos de Interior, Dimitris Avramopoulos, en rueda de prensa el 6 de enero en Bruselas

(afp_tickers)

La Comisión Europea indicó este miércoles que espera "regresar a la normalidad lo antes posible" en los controles fronterizos luego de que Dinamarca y Suecia los restablecieran para controlar el flujo de migrantes.

Se tomaron "medidas excepcionales" y "convenimos mantenerlas en un nivel mínimo y regresar a la normalidad lo antes posible", dijo el comisario europeo para temas de inmigración, Dimitris Avramopoulos, tras una reunión en Bruselas con responsables de Suecia, Dinamarca y Alemania.

"Convenimos que Schengen y la libre circulación deben ser salvaguardadas", añadió en una declaración a la prensa junto con los responsables de esos tres países.

Avramopoulos había convocado esta reunión con el ministro de inmigración sueco, Morgan Johansson, su homóloga danesa, Inger Stoejberg, y un responsable del ministerio de Interior alemán, Ole Schroder, después de que Dinamarca reinstaurara controles fronterizos en su frontera con Alemania y Suecia hiciera lo mismo en sus cruces con Dinamarca.

Suecia, que reinstauró los controles fronterizos a mediados de noviembre, impone desde el 4 de enero a las compañías de tren y de autobuses que utilizan el puente de Oresund desde Dinamarca que verifiquen la identidad de sus pasajeros antes del embarque, algo inédito desde que los países nórdicos crearon en la década de 1950 una zona de libre circulación.

Dinamarca, que teme que a los migrantes sin identificación se les niegue el ingreso a Suecia y se queden en su territorio, instauró inmediatamente controles en su frontera con Alemania, desde donde llegan numerosos migrantes.

Alemania ya reintrodujo a mediados de septiembre controles en sus fronteras, principalmente en la que comparte con Austria.

En la frontera entre Alemania y Dinamarca "no hay un importante impacto negativo" a la libre circulación, "pero es importante observar correctamente la situación", indicó Schroder este miércoles.

"Estamos de acuerdo sobre el hecho de que queremos proteger el sistema Schengen", dijo. "Nuestro problema en este momento en Europa es que no tenemos un sistema eficaz de control de fronteras exteriores, en particular en la frontera greco-turca", agregó.

"Se necesitan soluciones europeas", ahondó por su parte la ministra danesa, insistiendo que su país no quiere "ser el destino final de miles de miles de solicitantes de asilo".

"Creo que estamos de acuerdo sobre el hecho de que las medidas necesarias que tomamos no deberían durar más de lo necesario", indicó el sueco Morgan Johannson.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP