Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, al término de la cumbre europea, este viernes 18 de diciembre en Bruselas

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) prolongó este viernes seis meses las sanciones económicas contra Rusia e hizo un gesto hacia Ucrania y Georgia al suprimir la necesidad de visado para esos países en caso de estancias cortas en su territorio.

La última cumbre europea de 2015 cerró un "año dramático" marcado por los atentados en París, la amenaza de una salida de Grecia de la zona euro y una grave crisis migratoria que amenaza sus cimientos, que además el Reino Unido quiere modificar.

Italia había pedido a los países miembros que discutieran en la cumbre el tema de las sanciones, que golpean duramente la economía rusa. Sin embargo, la decisión fue adoptada más tarde en una cita de embajadores tras la cumbre, afirmaron fuentes europeas.

Rusia seguirá estando sancionada hasta el 31 de enero de 2016. Tanto la UE como Estados Unidos acusan a Moscú de estar directamente implicado en el conflicto interno en Ucrania.

El Gobierno de Vladimir Putin mantiene a su vez sanciones comerciales contra el bloque de 28 países de la UE.

- Intercambio de información -

La lucha contra el terrorismo marcó también esta cumbre, la primera reunión desde los sangrientos atentados en París del 13 de noviembre, en los que murieron 130 personas y centenares resultaron heridas.

"Los recientes ataques terroristas demuestran especialmente la urgencia de mejorar el intercambio de información relevante", dijeron los líderes.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, había evocado este viernes que 2015 fue "dramático".

Para 2016 "no me hago ilusiones", dijo por su parte el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Los temas económicos, energéticos -como el proyecto de la compañía rusa Gazprom de un gasoducto hasta Alemania-, y políticos volvieron a mostrar las fisuras del bloque.

"La amistad y el respeto que tengo por la canciller alemana (Angela Merkel) no impide plantear cuestiones", expresó a los periodistas el primer ministro italiano, Matteo Renzi, en referencia a un proyecto de europeo de garantía de depósitos, para prevenir movimientos de pánico bancario, y a las diferencias sobre el proyecto de Gazprom.

- Salvaguardar Schengen -

Los atentados en París "sólo reforzaron nuestra resolución por continuar combatiendo al terrorismo", indicaron los líderes en el cierre de la cumbre.

El presidente francés, François Hollande, destacó que los líderes dieron su apoyo a que haya un "control sistemático" de todas las fronteras exteriores del bloque.

"Esto nos va a permitir verificar las entradas y las salidas del territorio", dijo Hollande, en referencia a los datos sobre europeos que parten a combatir en Siria en las filas de los yihadistas o de las bases de datos de presuntos colaboradores del "terrorismo".

Varios de los presuntos autores de los atentados de París habían viajado a Siria y regresado a Europa sin ser detectados. Las autoridades esperan que este registro permita evitar que se reproduzca una situación similar.

"Para que la integridad de Schengen (la zona de libre circulación) sea salvaguardada es indispensable retomar control de las fronteras exteriores", destacaron los líderes de los 28 en las conclusiones.

- "Europa está retrasada" -

Los mandatarios prometieron frenar el flujo de migrantes que llegan a la UE y se comprometieron a dar una respuesta para junio a la propuesta de crear un cuerpo de guardias fronterizos europeos.

Para ello convinieron en avanzar "rápido" en las medidas ya decididas al cabo de unas duras negociaciones entre los 28 y en su implementación sobre el terreno. Cuentan también con Turquía, a quien le prometieron 3.000 millones de euros de ayuda para que filtre sus fronteras y acoja en su territorio a los refugiados.

Con respecto a los señalamientos sobre la lentitud de la puesta en marcha del sistema en los puntos críticos de entrada, Renzi señaló al conjunto del bloque.

"Es Europa la que está retrasada en este tema, no Italia", afirmó, en referencia a los magros avances en la relocalización de los refugiados entre los países del bloque.

"Nosotros cumplimos con el 50% de nuestras obligaciones en puntos críticos, frente a 0,2% de obligaciones cumplidas en materia de relocalización", agregó el líder italiano.

En total, unos 950.000 migrantes, esencialmente refugiados sirios, llegaron a Europa en 2015.

Para no repetir la misma situación que mostró la crisis griega, en la que los Estados miembros se desgarran y dividen, la UE decidió buscar un "compromiso" con Londres sobre las reformas al bloque que pide el primer ministro, David Cameron, antes del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE de fines de 2017.

AFP