Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Cinco niños migrantes de diferentes nacionalidades, en un centro de detención en Trípoli, el 5 de febrero de 2017, tras ser rescatados por la guardia costera en aguas libias

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) urgió este lunes a las autoridades libias a "redoblar esfuerzos" para proteger a los migrantes, especialmente en sus "centros de detención", según un documento aprobado por los ministros de Exteriores europeos.

"La UE condena las violaciones de los derechos humanos cometidas contra migrantes y llama encarecidamente a las autoridades libias a redoblar esfuerzos para mejorar la protección y la promoción de los derechos humanos, especialmente en los centros de detención", reza parte del texto.

La reunión de ministros de Exteriores en Bruselas, de carácter mensual, estaba consagrada, entre otros aspectos, a la situación en Libia, donde los traficantes de personas aprovechan la inestabilidad política para enviar migrantes a Europa a través del Mediterráneo central.

En 2016, las travesías siguiendo este itinerario, convertido en la principal ruta migratoria hacia Europa, alcanzaron un nivel récord, con más de 180.000 migrantes. Unas 4.500 personas perdieron la vida en el intento.

Los 28 buscan frenar la llegada de migrantes y salvar vidas en el Mediterráneo con medidas como un mayor apoyo a los guardacostas libios en su objetivo de interceptar las embarcaciones utilizadas por los traficantes.

De conseguirlo antes de su acceso a aguas internacionales, los guardacostas deben devolver los migrantes a suelo libio.

Varias ONG y organizaciones internacionales ya advirtieron de que estas medidas, debatidas también el viernes durante la cumbre informal de mandatarios en La Valeta, pueden tener consecuencias sobre los migrantes bloqueados en Libia.

"Si los europeos consiguen realmente que los guardacostas libios puedan devolver a la gente a Libia, esto significará que se les devolverá a una situación infernal", había advertido Arjan Hehenkamp, responsable de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), tras pasar tres días en el país norteafricano.

En estos centros de detención, "la gente está hacinada en condiciones terribles, en pésimas condiciones higiénicas, sin luz, sin espacio, con distribuciones irregulares de comida y agua, que son de muy mala calidad", atestigua Hehenkamp.

En este sentido, los ministros de Exteriores europeos urgieron además en sus conclusiones a todas las partes a "garantizar a los trabajadores humanitarios un acceso sin obstáculos y seguro a los centros".

Según la UE, 1,3 millones de personas necesitan "ayuda urgente" en Libia, donde el Gobierno, liderado por Fayez al Sarraj, tiene dificultades para controlar todo el territorio frente a la injerencia de diversos grupos armados.

AFP