Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Papeletas del referéndum francés sobre la ratificación del Tratado de Maastricht, fotografiadas el 20 de septiembre de 1992 en París

(afp_tickers)

Del Tratado de Roma a Maastricht, pasando por la creación del euro o la crisis migratoria, estos son los momentos que marcaron 60 años de construcción europea.

- Acta de nacimiento -

El 9 de mayo de 1950, Robert Schuman, ministro francés de Relaciones Exteriores, pone la primera piedra de la construcción europea al proponer a Alemania, apenas cinco años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, integrar la producción franco-alemana de carbón y de acero en una organización abierta a todos los países de Europa.

Un año después se firma el Tratado de París, que creó la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA). El acuerdo lo suscriben Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, Italia y Luxemburgo.

El 25 de marzo de 1957, los seis países firman en Roma el tratado fundacional de la Europa política y económica, que instituye la Comunidad Económica Europea (CEE), un mercado común basado en la libre circulación con la supresión de barreras aduaneras entre los Estados miembros.

A principios de 1958, se crean las instituciones comunitarias: el Consejo, la Comisión y la Asamblea Parlamentaria.

- La CEE crece -

En enero de 1973, Reino Unido, Dinamarca e Irlanda se unen a la CEE, seguidos por Grecia (1981), España y Portugal (1986), Austria, Finlandia y Suecia (1995).

El Tratado de Maastricht (Holanda), segundo acta fundacional de la construcción europea, se firma el 7 de febrero de 1992. El acuerdo estipula la adopción de la moneda única e instaura la Unión Europea.

Desde enero de 1993, el Mercado Único se convierte en realidad con la libre circulación de las mercaderías, los servicios, las personas y los capitales.

A partir de marzo de 1995, los acuerdos de Schengen (Luxemburgo) permiten a los ciudadanos miembros de la UE viajar sin controles fronterizos.

El 1 de enero de 2002, el euro entra en la vida diaria de unos 300 millones de personas. Sólo Reino Unido, Dinamarca y Suecia optan por conservar sus monedas nacionales.

Al día siguiente de la caída del Muro de Berlín, en 1989, y la subsecuente desintegración de la Unión Soviética, los países de Europa del Este comienzan el proceso de adhesión a la UE.

En mayo de 2004, el bloque abre sus puertas a Polonia, República Checa, Hungría, Eslovaquia, Lituania, Letonia, Estonia, Eslovenia, pero también a Malta y Chipre.

Bulgaria y Rumanía les siguen los pasos en 2007 y Croacia, en 2013.

- Tiempo de crisis -

En la primavera de 2005, el rechazo a una Constitución europea por los electores franceses y holandeses hace caer a la UE en una crisis institucional.

El Tratado de Lisboa, destinado a mejorar el funcionamiento de las instituciones de una UE ampliada, intenta sacar el bloque de la crisis. Fue ratificado con dificultad en 2009.

Ese mismo año, el Gobierno griego anuncia un fuerte aumento de su déficit, primera señal de alarma de una vasta crisis financiera.

Grecia, Irlanda, España, Portugal y Chipre piden ayuda a sus socios y al Fondo Monetario Internacional (FMI), que reclaman drásticas medidas de austeridad.

En plena crisis financiera, la crisis de la deuda hace caer uno a uno los Gobiernos europeos, aumentando al pasar la desconfianza hacia la UE.

Apenas salida de la crisis financiera, la UE se enfrenta a su peor crisis migratoria desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, con la llegada de centenares de miles de candidatos al asilo. La UE fracasa en la implementación de un plan de acción común para paliar la crisis.

En septiembre de 2015, Alemania, que había abierto sus puertas a los migrantes, reintroduce los controles fronterizos. La decisión de Berlín repercute en otros países, principalmente de Europa central, que no quieren recibir a refugiados.

La crisis del Brexit asestó un nuevo golpe a la Unión, ya debilitada por el avance de las formaciones antieuropeas.

En junio de 2016, unos 17,4 millones de británicos, un 51,9% de los electores, votaron a favor de que Reino Unido saliera de la UE, algo hasta entonces impensado.

AFP