AFP internacional

Las fuerzas de seguridad afganas utilizan cañones de agua para dispersar una protesta contra el Gobierno que derivó en enfrentamientos el 7 de junio de 2017 cerca de la Plaza Zanbaq de Kabul

(afp_tickers)

Las autoridades afganas amenazaron este jueves con acciones judiciales a los manifestantes que protestan contra el Gobierno en Kabul, en donde se organizaron nuevas sentadas después de una semana marcada por atentados y violentos enfrentamientos.

Kabul continúa bajo tensión desde un mortífero atentado con camión bomba el 31 de mayo en el barrio diplomático que dejó más de 150 muertos y centenares de heridos, el peor ataque desde 2001 en la ciudad.

Al menos seis manifestaciones se organizaron para protestar contra el deterioro de la situación de seguridad en Kabul, de las cuales una cerca del lugar de la explosión.

Varios manifestantes murieron en unos enfrentamientos con la policía la semana pasada. Los manifestantes reclaman la dimisión del Gobierno afgano.

El presidente Ashraf Ghani, que rechazó la petición, así como los llamamientos a la dimisión del poderoso consejero de seguridad nacional, Hanif Atmar, exigió el cese inmediato de las protestas.

"Pedimos que pongan fin a las protestas, problemáticas dada la situación de seguridad, y (...) liberen las carreteras", indicó el palacio presidencial en un comunicado.

"Si las manifestaciones continúan, el Gobierno tomará medidas judiciales contra los manifestantes, para garantizar la seguridad de la población", agregó.

El atentado de la semana pasada y la movilización que le siguió reavivaron las tensiones políticas y étnicas que debilitan al Gobierno afgano.

AFP

 AFP internacional