Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una refinería de la petrolera francesa Total, en Donges, Francia, el 7 de junio de 2016

(afp_tickers)

Las principales compañías de petróleo y gas han realizado importantes ganancias durante el primer semestre del año gracias a un alza de los precios, pero sobre todo a reestructuraciones de mejora de la rentabilidad

Chevron, BP, ExxonMobil, Shell, Total y Repsol, que publicaron sus resultados en los últimos días, se embolsaron en total más de 24.000 millones de dólares en beneficios netos en los seis primeros meses del año.

Todas registraron un repunte de sus ganancias en relación al año pasado. Algunas volvieron a obtener cifras positivas después de acarrear pérdidas en la primera mitad de 2016.

Casi todas aumentaron su producción de hidrocarburos, pero se han beneficiado sobre todo un de alza de los precios después de que los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros grandes productores no asociados al cártel acordaran a finales de 2016 limitar la producción y así frenar la caída de los precios.

El precio medio del Brent ascendió a 51,7 dólares en los primeros seis meses del año frente a los 39,8 dólares del mismo periodo de 2016.

Es todavía muy poco en comparación a los máximos que ha alcanzado el mercado en el pasado, pero las grandes compañías logran ahora ganar dinero con precios más bajos.

"Es un ambiente difícil y podría quedarse así un tiempo. Pero estamos construyendo una compañía resistente a estas condiciones cambiantes", declaró esta semana Bob Dudley, el director general de BP.

Cuando los precios del petróleo cayeron hace tres años, los grandes grupos tomaron medidas rápidamente. Redujeron costes, vendieron activos no estratégicos, se centraron en los proyectos más rentables y mejoraron su funcionamiento.

La española Repsol, por ejemplo, anunció a finales de 2015 un plan que preveía reducir su personal en unos 1.500 empleados hasta 2018, y ya lo ha cumplido.

"Las grandes compañías petroleras demuestran que tienen una gran capacidad para adaptarse a precios más bajos", estiman los analistas de Goldman Sachs en una nota.

Incluso hoy están mejor posicionadas en términos de rentabilidad y de flujo de caja que cuando los precios estaban por encima de 100 dólares por barril en 2013-2014, señalan.

- ¿Precios bajos para siempre? -

"Los costes medios de producción han caído un 40% desde 2014", dijo a la AFP David Elmes, experto en energía y profesor de la Warwick Business School.

"Lo que es importante en los resultados recientes es la forma en la que las empresas generan nuevamente suficiente dinero" para cubrir sus inversiones y dividendos, señala.

Hasta ahora se analizaba la caída de los precios como una fase más o menos transitoria, pero la idea de que se instale de forma definitiva ya no es tabú.

En Shell, su director, Ben van Beurden, asegura que la compañía está trabajando ahora previendo que los precios del petróleo se mantendrán "bajos para siempre" ("lower forever").

Para ahorrar, estas grandes compañías han dejado de lado los proyectos más costosos, como las arenas bituminosas de Canadá o algunas perforaciones en el Ártico.

Pero en el futuro, tendrán que encontrar nuevas reservas de petróleo y gas explotables a un coste razonable, lo que podría ser complejo medio plazo.

"Muchos están bajo el control de empresas nacionales que tienen el deseo y los medios para desarrollarlas ellas mismas", señaló David Elmes.

"Y en áreas tales como el gas de esquisto estadounidense, compiten con las empresas más pequeñas, más especializadas y probablemente mejores en el control de sus costes", añadió.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP