Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos civiles iraquíes huyen del casco antiguo de Mosul el 23 de junio de 2017, durante los combates contra el grupo yihadista Estado Islámico. Al menos 744 civiles murieron en junio en Siria e Irak durante la ofensiva de la coalición internacional

(afp_tickers)

Al menos 744 civiles murieron en junio en Siria e Irak durante la ofensiva de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos contra el grupo Estado Islámico (EI), según un balance de la organización no gubernamental Airwars.

Este colectivo de periodistas con sede en Londres, que recopila datos públicos -de redes sociales, testimonios directos y otras fuentes- afirma que las operaciones militares contra las ciudades de Raqa, en Siria, y Mosul, en Irak, fueron "devastadoras".

La cifra suministrada por Airwars es mucho más elevada que la avanzada por la coalición, que reconoció a principios de julio la muerte de 603 civiles "abatidos de manera involuntaria en ataques de la coalición" desde el inicio de sus operaciones militares a finales de 2014.

El director de Airwars, Chris Woods, asegura que la intensificación de los ataques en Mosul y Raqa es responsable de una parte de ese aumento, pero asegura asimismo que el objetivo del Pentágono de "destruir" a los yihadistas implica un riesgo más elevado para los civiles.

"A pesar de que era previsible que se producirían importantes bajas de civiles durante los asaltos contra Raqa y Mosul, esa no puede ser la única explicación del gran número de víctimas del que nosotros y otros observadores, ONG y organismos internacionales, tenemos conocimiento", explica Woods.

Según las estimaciones de Airwars, entre 529 y 744 no combatientes murieron en junio, es decir, más del 50% que el mes precedente.

Amnistía Internacional pidió el martes que se creara una comisión para investigar los crímenes cometidos contra civiles.

La organización de defensa de los derechos humanos afirma que las fuerzas iraquíes y de la coalición internacional fracasaron a la hora de proteger a los civiles.

Las acusaciones fueron rechazadas por el general estadounidense Stephen Townsend, quien dirige la coalición militar antiyihadista. "Es, creo yo, la campaña más precisa en la historia de la guerra", declaró Townsend.

"Desafío a la gente de Amnistía y a cualquier otro que lance esas acusaciones a que verifiquen primero los hechos y se aseguren de que están hablando desde una posición de autoridad", agregó.

AFP