Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble (izq), y su par de China, Xiao Jie, durante una reunión del G20 financiero en Washington, el 21 de abril de 2017

(afp_tickers)

Estados Unidos y las otras grandes potencias económicas del G20 bajaron el torno de sus diferencias sobre el comercio mundial el viernes en Washington acordando un consenso contra los peligros del proteccionismo.

El mensaje de conciliación fue entregado por el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble, cuyo país preside este año el G20; que agrupa a grandes economías avanzadas y emergentes y cuyos ministros de finanzas deliberaron al margen de la asamblea semestral del FMI,

"El proteccionismo sería nefasto para la economía mundial y las economías envueltas. Hubo un amplio consenso" sobre este tema durante la reunión, dijo Schäuble a la prensa.

A su lado, el presidente del Banco Central alemán Bundesbank, fue ligeramente menos categórico. "Lo que saco de la reunión es que muchos subrayaron el efecto negativo de elevar las barreras comerciales", afirmó Jens Weidmann.

El gobernador del Banco Central de China, Zhou Xiaochuan, instó en un comunicado a "resistir el proteccionismo" y acelerar "la liberalización del comercio mundial" .

Según Schäuble, las discusiones entre los ministros de Finanzas del G20 llegaron a un "acuerdo amplio alrededor de la idea de que el libre comercio es mejor para la economía mundial y mejor para el interés de cada país".

El diagnóstico contrasta de antemano con la agenda económica del gobierno de Donald Trump, que amenaza con elevar las barreras arancelarias contra algunos de sus socios y ha criticado duramente el libre comercio.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos Steve Mnuchin dijo estar dispuesto "a luchar vigorosamente contra la las malas prácticas comerciales" y abogó por ampliar los intercambios comerciales.

Mnuchin prefirió llamar la atención sobre los "desequilibrios en el seno de la economía mundial" y especialmente quienes "acumulan elevados excedentes presupuestales" pero sin citar explícitamente a China y Alemania; que han sido blanco de críticas de Washington por sus prácticas comerciales.

La postura estadounidense provocó algo de desconcierto.

Según el ministro francés de Finanzas, Estados Unidos se distingue sobre todo por una "ausencia de posición" sobre los temas cruciales de la economía mundial.

"La posición estadounidense, que era el tema central de la última reunión del G20, ya no es más el tema. Estamos resignados a no saber y seguimos adelante", dijo Michel Sapin en entrevista a AFP.

"En cierta manera es tranquilizador. Eso significa que la administración estadounidense puede tener posiciones que no sean la puesta en práctica de caricaturas", afirmó.

Schäuble evitó proporcionar detalles de las divergencias con la delegación estadounidense.

Apenas mencionó que el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, aseguró al grupo que el presidente Donald Trump aún no adoptó decisiones sobre políticas específicas de comercio.

Sin dejar de poner a raya las tendencias proteccionistas, las 20 principales economías intensificaron los llamados a atender la ira desatada por las víctimas de la globalización.

- Crecimiento "inclusivo" -

El llamado coincide con una perspectiva optimista sobre la economía mundial por primera vez en dos años, luego que el FMI esta semana revisó al alza su perspectiva de crecimiento a 3,5%.

Según Schäuble, los ministros del grupo acordaron estimular un crecimiento "más inclusivo" como forma de prevenir la generalización del proteccionismo.

El presidente del Banco Central alemán, Jens Weidmann, dijo que "la creciente desigualdad lastra el crecimiento potencial" y genera "creciente desencanto".

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, había dicho la noche del jueves que el "sentimiento de populismo" es alimentado por la "sensación de sentirse excluido".

"Qué mejor que más crecimiento, compartido de manera más equitativa, para responder", señaló.

Por años el FMI instó a buscar un crecimiento más inclusivo con programas para ayudar a los sectores de la economía afectados por la globalización y el comercio --incluyendo redes de salvaguarda para quienes pierdan su empleo--, pero típicamente se ha enfocado en los países en desarrollo.

Ahora el enfoque está en las naciones más ricas y el mensaje retoma una mayor urgencia ante la ola antiglobalización reveleada en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, la salida de Reino Unido de la Unión Europea y la campaña a las presidenciales francesas de este domingo.

AFP