Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista general de la Ciudad de Panamá el 2 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Panamá derogó una norma que permitía ingresar al país a extranjeros sin visa de turista por poseer visados de la Unión Europea, por lo que ahora deberán tramitar el permiso ante el país centroamericano, según un nuevo decreto.

El repentino cambio de política, del que informaron el sábado los medios panameños, se produce un mes después de que la vecina Costa Rica tomara una medida similar.

Sin embargo, la nueva norma no afecta a la mayoría de los ciudadanos europeos, quienes pueden ingresar a ambos países centroamericanos sin visa por estadías cortas. Los estadounidenses también pueden ingresar sin visa.

En tanto, el decreto, firmado por el presidente panameño, Juan Carlos Varela, el 28 de diciembre, elimina el visado de turista a extranjeros "que posean visas para ingresar o residencia vigente" de Estados Unidos, Australia, Canadá o Gran Bretaña.

El texto argumenta que con esta normativa Panamá "se propone dedicar la mayor parte de recursos disponibles para el control migratorio, el fortalecimiento de los mecanismos de verificación y control de inmigrantes de nacionalidades que tienen mayor incidencia en el índice de seguridad del país".

No está claro si el cambio de política fue notificado con anticipación a las embajadas de la UE en Panamá, que funciona como centro regional aéreo al que llegan muchos vuelos de Europa.

En Costa Rica, la embajada francesa dijo que ni esa legación ni la de la UE en ese país fueron notificadas de los cambios anunciados el 13 de diciembre.

Las nuevas restricciones en Panamá y Costa Rica se producen después de que ciudadanos cubanos y de otras nacionalidades quedaran varados en sus territorios en su ruta a Estados Unidos, que a su vez busca reducir el flujo de migrantes hacia su territorio a través de América Central y México.

El jueves, el presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, acabó pon la política que permitía a los ciudadanos cubanos obtener la residencia pese a haber ingresado en forma clandestina, y tratarlos como a los inmigrantes de cualquier otra nación.

Estados Unidos también destinó 750 millones de dólares en ayuda para mejorar la seguridad y las condiciones en los países centroamericanos, y así reducir el flujo de migrantes hacia su territorio.

El viernes próximo Obama entrega el poder a su sucesor Donald Trump, quien prometió doblegar la inmigración hacia Estados unidos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP