Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestación ante el Congreso argentino contraria al acuerdo con los llamados fondos "buitre", en Buenos Aires el 15 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El Senado argentino se encamina a aprobar el miércoles un pago multimillonario para saldar una deuda judicial en Nueva York con fondos especulativos, tras convencer el gobierno a parte del mayoritario kirchnerismo de que así se abrirá la puerta al financiamiento internacional para sus provincias.

La iniciativa ya pasó el examen de la Cámara de Diputados en lo que fue el primer logro parlamentario del presidente Mauricio Macri, quien sumó el apoyo de opositores moderados, y todos los analistas dan por seguro que también obtendrá luz verde en la Cámara alta.

El proyecto oficialista buscar dejar en firme el acuerdo para pagar 4.653 millones de dólares, suscripto por Argentina con los fondos NML Capital y Aurelius, entre otros, y autoriza al gobierno a endeudarse hasta unos 12.500 millones de dólares, la mayor emisión de un país en desarrollo desde 1996.

A pedido de la justicia de Nueva York, el proyecto contempla la derogación de las leyes Cerrojo y Pago Soberano.

Desde la sentencia judicial adversa en 2012, la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) rechazó pagar en efectivo el 100% de la deuda y beneficiar a los fondos conocidos como 'buitres', en desmedro del resto de los acreedores.

Sin embargo, casi la mitad de los legisladores del Frente para la Victoria (FPV, peronismo de centroizquierda), bloque mayoritario con 42 de las 72 bancas del Senado, votarán a favor, empujados por la necesidad de financiamiento de las provincias a las que representan, según una estimación de la prensa.

Tras el acuerdo, el gobierno de Macri espera que Argentina vuelva al mercado financiero internacional después de 15 años.

"La aprobación del acuerdo en el Senado confirma y profundiza la división entre peronismo y kirchnerismo, y deja al gobierno en condiciones de resolver la fase final del problema", analizó Rosendo Fraga, director de la consultora Unión para la Nueva Mayoría.

- Desbloqueo en juego -

El principal obstáculo podría venir de la justicia de Nueva York, donde la Cámara de Apelaciones convocó a una audiencia el 13 de abril para analizar el reclamo argentino a que se habilite el pago a los bonistas que entraron en los canjes de 2005 y 2010, que fue bloqueado a pedido de los fondos buitre.

La audiencia se realizará en la víspera del día límite impuesta por el juez neoyorquino Thomas Griesa para que Argentina salde su deuda con los fondos especulativos, lo que "genera dudas sobre el mantenimiento de la fecha de pago", afirmó Fraga a la AFP.

El desbloqueo de esos pagos fue la única condición impuesta por la oposición para votar a favor del acuerdo en Diputados.

En la Cámara de Apelaciones de Nueva York, Argentina recibió un inédito respaldo del gobierno de Estados Unidos la semana pasada, en coincidencia con la visita del presidente Barack Obama a Buenos Aires.

En su presentación como Amicus Curiae, el fiscal de EEUU para el distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, señaló que la no anulación del "pari passu", tendría "graves consecuencias para la economía argentina y para los intereses de Estados Unidos en la región".

Dirigentes sindicales y humanitarios, intelectuales y artistas rechazaron el acuerdo alcanzado por el gobierno con los fondos 'buitre' en una carta abierta a los senadores en la que los instaron a votar en contra del pacto para evitar "ingresar a la historia como cómplices de la entrega", dijeron.

- Acuerdo caro, paso clave -

Según el exministro de Economía argentino Roberto Lavagna, artífice del canje de deuda de 2005, el acuerdo con los holdouts es "malo y extremadamente caro".

"Para resolver 90.000 millones de dólares se emitieron 35.000 y ahora para resolver menos de 5.000 millones, se emiten 12.500 millones. Las cifras son elocuentes", advirtió Lavagna al comparar con los canjes de 2005 y 2010 cuando ingresaron 93% de los bonos en moratoria desde 2001.

Pero Macri aseguró que su aprobación y el regreso a los mercados internacionales son la única forma de evitar "caer en la hiperinflación o el ajuste", cuando la escalada de precios superó 8% en el primer bimestre.

Juan Pablo Ronderos, gerente de Desarrollo de Negocios de la consultora Abeceb, estimó que el acuerdo "es un paso adelante, pero es insuficiente".

"El cierre de este capítulo es sólo un mojón en el arduo camino que todavía le queda al gobierno", dijo a la AFP.

Sostuvo que "el gobierno debe lograr reencauzar las expectativas de la opinión pública. Las expectativas de inflación, de devaluación, pero también de reactivación económica y de creación de empleos", enumeró.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP