AFP internacional

Un colegio de la ciudad yemení de Taez destruido por unos bombardeos, en una imagen del 16 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Un australiano secuestrado en Yemen fue liberado tras varios meses de cautiverio, anunció este miércoles el sultanato de Omán, que ha hecho de intermediario en la liberación de varios extranjeros secuestrados en este país devastado por la guerra.

El Ministerio omaní de Asuntos Exteriores precisó que el australiano llegó a la capital, Mascate, este miércoles, de camino hacia su país. Sin embargo, no lo identificó.

Se sabe que el australiano Craig McAllister fue secuestrado en septiembre en Saná, la capital de Yemen que, desde 2014, está controlada por los rebeldes chiitas hutíes, en guerra contra el poder.

A petición de las autoridades australianas, el sultanato de Omán ayudó a encontrar al ciudadano "desaparecido". "Fue encontrado con la ayuda de las tribus", añadió el Ministerio sin precisar las condiciones exactas de su liberación.

La ministra australiana de Asuntos Exteriores, Julie Bishop, confirmó la liberación de "un australiano secuestrado en Yemen", también sin identificarlo.

Bishop no quiso facilitar otros detalles sobre esta liberación para "proteger al resto de australianos en cautiverio en el extranjero o en riesgo de ser secuestrados", afirmó en un comunicado.

La ministra agradeció al sultán Qabus los esfuerzos de Omán para "localizar y acoger" al australiano.

Craig McAllister apareció en un vídeo en enero de 2017 donde solicitaba a su Gobierno aceptar las peticiones de sus secuestradores no identificados. Afirmó que los raptores iban a matarlo si no se satisfacían sus reivindicaciones, sin precisar cuáles eran.

En un vídeo anterior difundido en octubre, precisó que trabajaba en Yemen como entrenador de fútbol.

Según los medios de comunicación australianos, fue entrenador de jóvenes menores de 16 años para un equipo de fútbol de Saná durante dos años. Asimismo, entrenó durante cuatro años a un equipo de Taiz, ciudad al suroeste de Yemen.

En Yemen, ha habido numerosos secuestros de extranjeros en los últimos años. En este país con una gran tradición tribal, las tribus se sirven habitualmente de los secuestros para pedir favores al Gobierno o dinero.

No obstante, los grupos extremistas como Al Qaida, con una fuerte presencia en el sur y sureste del país, también llevan a cabo algunos secuestros.

AFP

 AFP internacional